publicidad
"Al final del día, la meta es ganar el título", explicó Thompson.

Warriors buscan hacer historia en 2da mitad de la campaña

Warriors buscan hacer historia en 2da mitad de la campaña

Los Warriors persiguen un lugar en la historia. Todos los demás equipos persiguen a Golden State, en busca de acercarse aunque sea un poco.

"Al final del día, la meta es ganar el título",...
"Al final del día, la meta es ganar el título", explicó Thompson.

TORONTO (AP) - Los Warriors persiguen un lugar en la historia. Todos los demás equipos persiguen a Golden State, en busca de acercarse aunque sea un poco.

El campeón defensor de la NBA ha lucido tan dominante en la primera mitad de la campaña que bien podría llegar a las 50 victorias este fin de semana. Y a menos que los rivales encuentren la forma de frenar a Stephen Curry y a uno de los ataques más poderosos de la liga, los Warriors podrían lograr la mejor temporada de la historia.

Curry, Klay Thompson y Draymond Green, todos elegidos para el Juego de Estrellas, se tomaron un tiempo para divertirse en la primera edición de este partido que se ha realizado fuera de Estados Unidos. Curry aportó los últimos puntos mediante un tiro a unos 12 metros del aro, para que la Conferencia del Oeste se impusiera por 196-173.

Nunca se habían anotado tantos puntos en la historia del Juego de Estrellas.

Del esparcimiento y el espectáculo en Toronto, Curry, Thompson y Green volverán al trabajo serio.

"Sí, desde luego, el jueves y el viernes, cuando los partidos comiencen, habrá que volver a concentrarnos para jugar y tendremos que buscar la forma de cerrar bien la temporada y de buscar otro campeonato", comentó Curry.

Golden State ostenta una foja de 48-4 y llegará el viernes a Portland con una racha de 11 victorias en fila. Podría alcanzar el medio centenar de triunfos -que suelen representar una buena campaña para muchos clubes en toda la campaña- si derrota a los Trail Blazers y hace lo propio el sábado ante los Clippers de Los Ángeles, en lo que se ha convertido quizás en la rivalidad más dura de la liga.

publicidad

El récord de la NBA, de 72 triunfos, fue impuesto hace 20 años por Michael Jordan y los Bulls de Chicago. Parece alcanzable para estos Warriors.

"Si podemos conseguirlo lo queremos, pero al final del día, la meta es ganar el título", explicó Thompson.

Hay un par de equipos en el Oeste y otro en el Este que podrían representar el mayor reto para Golden State.

San Antonio, Oklahoma City y Cleveland parecen tener las mejores armas para evitar que los Warriors se coronen bicampeones. Pero Golden State aplastó a los Spurs y a los Cavaliers en la última ocasión en que se enfrentaron.

El negocio llegará antes que el basquetbol esta semana. El jueves por la tarde, vence el plazo para realizar canjes, unas horas antes de que se reanude la temporada.

Los aspirantes a los playoffs tratarán de reforzarse. Los equipos sin esperanza se desmantelarán.

Y las hostilidades continuarán en la cancha durante dos meses, antes del inicio de la postemporada.

LeBron James desestimó esta semana un reporte, según el cual, los Cavaliers buscaban ceder en canje a Kevin Love. Recalcó que el equipo tiene mucho por ganar después de una primera mitad turbulenta, que incluyó el despido del entrenador David Blatt, poco tiempo después de que Kyrie Irving se recuperó de una cirugía de rodilla.

"Cada pieza que tenemos significa mucho para este proceso", aseguró James. "Evidentemente, conmigo, con Kyrie y con Kev, podemos llevar adelante esto. Nos enfocamos en lo principal y sabemos qué es lo importante cada día. Tenemos buenas oportunidades".

publicidad

Las tendrá también San Antonio, que se ubica apenas tres juegos y medio detrás de Golden State, con 45-8. Al igual que los Warrios, los Spurs están invictos en casa. Han ganado seis partidos en fila incluso en momentos en que el argentino Manu Ginóbili se recupera de una cirugía.

LaMarcus Aldridge parece más cómodo jugando para su nuevo equipo.

"Hemos estado ganando y colocándonos en una posición especial", indicó Aldridge. "De eso se trata".

Habrá más temas dignos de observar en la recta final de la campaña, desde los últimos partidos de Kobe Bryant antes del retiro hasta la competición por el premio al Novato del Año entre Karl-Anthony Towns de Minnesota y Kristaps Porzingis de Nueva York.

Pero la atención no se desviará mucho de los Warriors y de Curry, quien parece enfilado a la conquista de su segundo trofeo consecutivo al Jugador Más Valioso.

El récord sería agradable, pero los Warriors prefieren otro anillo de campeones.

"Pienso que queremos más. No estamos satisfechos con ganar el campeonato", destacó Green. "Pensamos que tenemos algo especial y que esto no dura para siempre, así que queremos aprovecharlo y no mostrarnos complacientes. Hay que continuar por más".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad