publicidad
Al Bayern le faltó suerte ante el Madrid.

Así jugó Bayern De Múnich contra Madrid en la ida de semifinales de Champions

Así jugó Bayern De Múnich contra Madrid en la ida de semifinales de Champions

Así jugó el Bayern Munich la ida de las semifinales de la Liga de Campeones en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid.

Al Bayern le faltó suerte ante el Madrid.
Al Bayern le faltó suerte ante el Madrid.

Así jugó el Bayern Munich la ida de las semifinales de la Liga de Campeones en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid (1-0).

Manuel Neuer (7): El guardameta, que salía de una lesión, volvió al Bernabéu tras ser protagonista en la tanda de penaltis que midió a ambos conjuntos en las semifinales de hace dos campañas. Intervino con acierto cuando tuvo que hacerlo, especialmente a dos buenos disparos de Cristiano. Sin embargo se le vio algo inseguro a la hora de manejar el balón con los pies.

Rafinha (5): Con menor presencia ofensiva que Alaba, la justa para auxiliar a Robben en algunos lances, no abrió excesivamente el campo por su costado. De hecho se le pudo ver en ocasiones demasiado centrado. Atrás, su falta de entendimiento con Boateng abrió una vía para la ofensiva madridista. En su carril se cocinó el gol que pondría por delante a los locales.

publicidad

Boateng (4): Desubicado, tuvo serios problemas para controlar todo lo que pasaba a sus espaldas. Así, en el primer tanto, Coentrao le ganó la posición antes de poner el centro para que rematara Benzema. Tampoco estuvo acertado a la hora de frenar las entradas de Cristiano por el centro y mostró cierta lentitud para volver a su área en algunas contras.

Dante (6): Mejor posicionado que Boateng, el zaguero brasileño suplió así su inseguridad a la hora de defender algunas acometidas. Menos objeciones tuvo su salida de balón, por lo general acertada, y sus incorporaciones a balón parado. Ahí entrañó cierto peligro gracias a su buena presencia por el aire.

Alaba (8): La escasa aportación de Ribéry le obligó a redoblar esfuerzos por banda izquierda cuando su equipo miraba a la portería contraria. Pese a ello, no defraudó en la misión alcanzando zonas de influencia. Atrás no acusó el desgaste y concedió poco a los de Ancelotti.

- Lahm (8): Polivante, el capitán del Bayern fue alineado como mediocentro y acabó de lateral. En su papel primigenio, se mantuvo siempre atento a los apoyos en corto cuando el equipo se lanzaba a la ofensiva al tiempo que ejercía de correo entre zaga y los futbolistas más adelantados a la hora de sacar el balón. En defensa, facilitó lo que pudo el complicado trabajo de los centrales con sus continuas ayudas. Ya como lateral, rindió a más nivel que Rafinha.

publicidad

- Schweinsteiger (7): Acostumbrado a desenvolverse en mediocentro y situado en su hábitat natural, firmó un partido notable como suele ser habitual en él. Sin embargo fue sustituido por Müller cuando el duelo exigía volcarse sobre el área contraria en busca de un gol que igualara la eliminatoria.

- Kroos (8): El talentoso centrocampista estuvo demasiado alejado de su zona de influencia. Ese cambio de rol no desdibujó su actuación. Caído a banda cuando la situación lo requería y generoso en el carril central de la medular para coser el juego del Bayern, firmó una actuación seria, sólida y completa.

- Robben (9): En la orquesta creada por Guardiola, el holandés fue la percusión. Un elemento eléctrico y desequilibrante que estallaba en medio del juego cadencioso y preciso de los bávaros. Desequilibrante por banda y con ganas de acabar todo lo que empezaba, su presencia intimidó en todo momento.

- Ribéry (5): Se esperaba mucho más del francés en el Bernabéu. Presente de manera física junto a la línea de cal pero ausente en espíritu apenas dejó algo digno de elogio en la primera mitad, donde estuvo bien tapado por los defensores y no acertó a la hora de quebrar. En la segunda no mejoró su papel y acabó siendo sustituido por Götze en el minuto 71.

- Mandzukic (6): El delantero ofreció mucho trabajo, quizás demasiado. Intenso desde el comienzo, se dejó ver de forma esporádica por área propia durante los minutos iniciales. Ese desgaste físico pudo pasarle factura a la hora de atacar. Situado como referente ofensivo, estuvo bien vigilado por los centrales y apenas tuvo ocasiones.

publicidad

Javi Martínez (6): Verle de central era una alternativa que se contemplaba en la previa del enfrentamiento. Sin embargo Pep Guardiola prefirió dejarle en el banquillo. Lo abandonaría en el minuto 66 como sustituto de Rafinha. Un movimiento que le llevó al mediocentro y a Lahm al lateral diestro.

Götze (7): Guardiola consideró que él podía aportar lo que no estaba dando Ribéry. Por ello le sacó en lugar del francés. Tuvo el empate en sus botas con un disparo desde dentro del área en el minuto 71 que despejó bien Casillas.

Muller (7): Guardiola le dio entrada para tener mayor presencia en el área contraria y la iniciativa dio resultado. Sus movimientos desconcertaron al conjunto blanco y dieron otro aire al ataque bávaro.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad