publicidad
Estadio Olímpico Universitario

A 30 años de la tragedia en el Estadio Olímpico Universitario

A 30 años de la tragedia en el Estadio Olímpico Universitario

El 26 de mayo de 1985, previo a la final de Liga entre Pumas y América, siete aficionados (unos más se sumó después) murieron en el túnel 29 del Estadio Olímpico Universitario

Estadio Olímpico Universitario
Estadio Olímpico Universitario

Pumas y América despertaron un interés inusitado al llegar a la final de la campaña 84-85. Luego de un empate a un gol en el Estadio Azteca, el duelo de vuelta se celebró en el Estadio Olímpico Universitario y el sobrecupo, la falsificación de boletos y la incapacidad de las autoridades dieron como resultado la muerte de ocho aficionados aplastados y asfixiados en el túnel 29 del inmueble.

En aquellos días Ciudad Universitaria no contaba con rejas que lo circundaran y era fácil llegar a los túneles  de acceso del estadio.

Dos horas antes del inicio del partido, el inmueble lucía a su máxima capacidad, pero afuera  se agolpaba aún una multitud de al menos 30 mil personas más.

Las autoridades no estaban preparadas para aquello, la logística del estadio tampoco. Además había que añadir una multitud enardecida conformada en su mayoría por jóvenes, que intentaban ingresar para ver el partido a como diera lugar.

Los túneles ya se encontraban cerrados poco antes del mediodía de aquella mañana de mayo e incluso el tumulto hizo que varios de los barrotes de los mismos fueran arrancados.  

En el túnel 29, la tragedia, bajo esas circunstancias, fue inevitable. Siete personas, tres de ellos menores de edad, murieron aplastados.  Una más falleció en el Hospital Xoco.

Los nombres de los fallecidos eran Juan Carlos Barranco (12 años de edad), José Víctor Herrera de la Rosa (12), Gonzalo Rufino Enríquez (15) , José Luis Sánchez Niño (16), Arturo Rojas Noguez (18), Gabriel Sánchez Hernández (21), Cirilo García (22) y Alfonso Martínez Hilario (39).

publicidad

Ese no fue el único incidente en el campus universitario y sus  inmediaciones ese día. Hubo muchas y distintas riñas y saqueos.

Aun así, el juego se celebró y Pumas , y América empataron sin goles. Y la final, por cuestiones de reglamento debió definirse en un tercer partido que se celebró en el Estadio La Corregidora de Querétaro un par de días más tarde.  Ahí América venció 3-1 a Universidad (4-2 global) y se llevó el título de la Liga.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad