publicidad

NY Red Bulls silenció el Yankee Stadium con gran victoria 3-1 sobre New...

MLS

Bradley Wright-Phillips celebra triunfo de los Red Bulls

NY Red Bulls silenció el Yankee Stadium con gran victoria 3-1 sobre New York City FC y se lleva el derbi neoyorquino

NY Red Bulls silenció el Yankee Stadium con gran victoria 3-1 sobre New York City FC y se lleva el derbi neoyorquino

Con una remontada espectacular en el segundo tiempo, los Red Bulls lograron vencer 3-1 a New York City FC y se llevó el derbi neoyorquino por segunda ocasión.

Bradley Wright-Phillips celebra triunfo de los Red Bulls
Bradley Wright-Phillips celebra triunfo de los Red Bulls

BRONX, Nueva York - Hasta que se demuestre lo contrario, el derbi neoyorquino seguirá pintado de rojo.

Bajo mirada estelar del inglés Frank Lampard, el italiano Andrea Pirlo y el galés Gareth Bale -presentes en la ‘zona noble’ del Yankee Stadium- el New York Red Bulls reaccionó a tiempo y se llevó con autoridad el segundo y vibrante clásico de la historia frente a New York City FC por marcador de 3-1.

Poco tiempo dieron los equipos al espectador para apreciar cómo se paraba cada uno de ellos en el césped del Yankee Stadium. Con un teórico 4-2-3-1 en ambas franquicias, NYCFC fue el que se apoderó del partido desde el primer minuto de juego.

New York City FC hizo probar a su vecino su propia medicina. Presión alta, asfixiante, en los primeros minutos del clásico. Y la fórmula surtió efecto de manera casi inmediata. Al minuto 6, Tommy McNamara bajó con el pecho una pelota jugada desde la izquierda por Andrew Jacobson y Mix Diskerud, y la colocó sobre el poste izquierdo del arco defendido por Luis Robles.

El peso del ataque de NYCFC recayó sobre David Villa, Mix Diskerud (totalmente liberado de tareas defensivas) y McNamara. El trío intercambió permanentemente posiciones y funciones en el ataque del cuadro entrenado por Jason Kreis. La transición entre la línea de volantes y el ataque, entonces, se facilitó bastante con respecto al último juego de los celestes en el Bronx.

publicidad

Tras algunos minutos de desconcierto, los Red Bulls mostraron algún signo de recuperación después del primer cuarto de hora del partido. En el 17’ Bradley Wright-Phillips marcó un gol que fue anulado por posición adelantada. La jugada había nacido con un quite de balón compartido entre Anatole Abang y Felipe.

Sin claridad, New York Red Bulls cerró el primer tiempo llegando de manera reiterada al arco rival, pero sin mayor fruto.

Ni bien comenzó la segunda parte Bradley Wright-Phillips consiguió el empate para los visitantes. Tras un centro bombeado desde la izquierda lanzado de Sacha Kljestan, el inglés superó a Josh Saunders con un bombazo sobre el ángulo izquierdo de su arco. Al minuto 47’ las cosas estaban 1-1.

Sin tiempo para celebrar por completo, los Red Bulls dieron vuelta el marcador en el 52’. Tras una falta lanzada desde la derecha, Abang baja la pelota de cabeza para que Duvall fusile a Josh Saunders.

En el 64’ Wright-Phillips pudo haber liquidado el partido con una definición apenas imperfecta. Pero diez minutos más tarde el joven central Matt Miazga -tras asistencia de Kljestan- consiguió de cabeza la tercera diana de la tarde para Red Bulls.

El cuadro visitante rompió todos los circuitos de juego del plantel de Jason Kreis, que buscó alternativas en el complemento con los ingresos de Kwadwo Poku y Javier Calle. Gracias al intenso trabajo del mediocampo de NYRB el equipo del ‘City’ volvió a lucir partido, sin organicidad, dependiente al completo de alguna genialidad del ‘Guaje’ Villa, que estuvo cerca de marcar en la última parte del clásico.

publicidad

El apagón de New York City FC vuelve a preocupar. No porque no pueda perder un derbi, sino porque de una primera parte en la que ejerció un dominio importante, pasó a apenas pisar la cancha frente a un rival que lo superó en cada línea. Deportiva y anímicamente. Como si el fantasma de los 11 partidos sin victorias hubiera dado una visita inesperada al Yankee Stadium.

El triunfo vuelve a encaminar a Red Bulls en una apretadísima Conferencia Este. Para NYCFC queda esperar la reforma integral de juego y carácter que muy probablemente llegue con la incorporación de nuevas figuras a su plantel.

La rivalidad citadina no termina aquí. Nos queda por delante un tercer capítulo, nuevamente en el Red Bull Arena, en la primera parte del mes de agosto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad