publicidad
El defensa Jonathan Bornstein celebra su gol con la Selección de Estados Unidos. El padre de Bornstein es estadounidense pero su mamá nació en Chihuahua.

Jonathan Bornstein asegura que "Tuca" tiene un lado amable y que se repetirá el Dos a Cero

Jonathan Bornstein asegura que "Tuca" tiene un lado amable y que se repetirá el Dos a Cero

El jugador de Gallos cree que será una desventaja jugar en LA, “trollea” a sus compañeros con el 2-0.

El defensa Jonathan Bornstein celebra su gol con la Selección de Estados...
El defensa Jonathan Bornstein celebra su gol con la Selección de Estados Unidos. El padre de Bornstein es estadounidense pero su mamá nació en Chihuahua.

Por: Hugo Chávez Barroso (@HugoCarlosChB)

Jonathan Bornstein dejó la MLS a finales de 2010 tras varios años militando en Chivas USA e incluso disputando el Mundial de Sudáfrica con la selección de los Estados Unidos.

Su destino era la Liga MX, donde se enfundó en la playera de los Tigres de la UANL, lugar donde seria dirigido por varios años por el personaje conocido como “Tuca”, el hoy técnico interino de la selección mexicana, que comandará el compromiso crucial del 10 de octubre para intentar conseguir un boleto a la Copa Confederaciones.

“YA NO ESTAMOS AQUÍ DE VACACIONES”

A Bornstein ya le habían hablado un poco de la forma de ser de Ricardo Ferretti, pero quizás jamás pensó que tan pronto como lo conociera tendría la primera gran probado del estilo “Tuca”.

“Llegué a Tigres en diciembre del 2010, y justo fuimos a una pretemporada. Mi español no era muy bueno, era un shock”, comentó Bornstein, desde Querétaro, en exclusiva con FutbolMLS.com. “Pero llegué y la primera cosa, llegamos al hotel, y Tuca nos gritó… nos dijo ‘ya no estamos aquí de vacaciones, estamos aquí para trabajar’. Estaba gritando a todo al equipo en el lobby del hotel en Cancún.

“Yo me dije a mi mismo ‘¡Oh my God!’ ¿Que está pasando?”, explicó Bornstein. “Había escuchado que era un entrenador muy estricto, y le gustaba gritar. Pero la verdad, él tenía su punto de vista, y a él le gustan sus equipos muy disciplinados, es su forma de expresarse. Es un buen entrenador, para mí, aprendí muchísimas cosas de él”.

publicidad

Sin embargo, Bornstein reconoce que el “Tuca” tiene bien definido su estilo y que Ferretti sabe separar al personaje del futbol con la persona fuera de la cancha. Incluso, Jonathan nos aseguró que el “Tuca” tiene un lado amable y que sí estuvo muy contento cuando salieron campeones con el club regiomontano en el Apertura 2011.

“Fuera de la cancha es una persona que tú puedes hablar con ella en cualquier momento. Él siempre está sonriendo, bromeando con el equipo, con los jugadores, pero yo creo que tiene su manera de separar lo que pasa en la cancha con lo que pasa fuera del campo”, dijo Bornstein, quien también habló de la reacción de Ferretti cuando salieron campeones. “Pero después de que ganamos, él está bien contento con todo el equipo, por el trabajo que todos realizamos”.

“Yo vi que hay un lado de él que es amable, que nadie ve, porque siempre en la TV y en los partidos es un hombre muy serio y quiere ganar siempre”, comentó el hoy lateral izquierdo de los Gallos Blancos del Querétaro, quien presenció en carne propia lo que muchos considerarían actividad paranormal.

COINCIDE CON HÉRCULEZ, TUCA = BRADLEY

Hérculez Gómez, quien también tuvo un paso por los Tigres y fuera dirigido por el “Tuca”, le comentó hace unas semanas al podcast Tiro Libre Radio de FutbolMLS.com que él lo comparaba con el entrenador estadounidense Bob Bradley. Bornstein nos confesó que él también pensaba lo mismo, y que incluso lo había hablado con Hérculez en alguna ocasión.  

publicidad

“Hérculez y yo hablamos de este aspecto, este tema una vez. Cuando yo estaba en Tigres, y él estaba en Tijuana o en Puebla. Yo también vi muchas cualidades de cómo ser entrenador, que vi y viví con Bob Bradley. Yo creo que los más obvios son su disciplina, siempre están estudiando futbol, intentando mejorar como entrenadores, intentando mejorar el equipo. Los dos son muy estrictos y quieren un equipo que este siempre disciplinado”, comentó Bornstein, quien compartió vestidor con Gómez en la Copa Mundial 2010 con Bradley como su entrenador.

“Es divertido escuchar que Hérculez dijo eso, porque yo también pensaba eso antes”.

ESPERANDO QUE SUENE EL TELÉFONO

Sobre merecer una convocatoria para volver a la selección de EE.UU. que hoy dirige Jürgen Klinsmann, Bornstein es consciente de que tal vez es un poco injusto que no lo llamen, pero lo entiende porque encontró la consistencia de juego hace apenas unos nueve meses. Pero aun así, espera la llamada telefónica.

“Si me marcan, con gusto voy aceptar la llamada. Y estoy esperando que me marquen. Voy a seguir trabajando”, dijo Bornstein quien no oculta su deseo de regresar con la selección de las barras y las estrellas.

De hecho, a pregunta expresa, Bornstein cree que quien merece un llamado sí o sí por lo mostrado en las últimas temporadas en Sporting Kansas City, es Benny Feilhaber.

“Yo creo que los últimos dos años él está jugando un nivel de futbol muy alto, su equipo ganó todo. Tiene más pases que gol que todos, está metiendo goles también. Yo creo merece otra chance. Él tiene tiempo jugando muy bien, yo creo él sé merece una convocatoria”, explicó el estadounidense que saliera subcampeón con Querétaro el torneo pasado en México.

publicidad

ES CASI COMO SI JUGARAN EN EL AZTECA, PERO EN LOS ÁNGELES

Bornstein conoce muy bien California y la zona de Los Ángeles, incluso antes de ser futbolista profesional. Su último partido con la selección fue la final de la Copa Oro 2011, precisamente ante México, en el Rose Bowl. Por lo que el californiano, considera que es una desventaja para Estados Unidos jugar el partido del repechaje ahí.  

“He hablado de esto con mis compañeros aquí en Gallos. El último partido que jugué [con la selección] fue en el Rose Bowl en Copa Oro. En ese partido enfrente de 90 mil, 100mil personas, 95% tenían la playera de México. Definitivamente es una desventaja para EE.UU. Van a enfrentar a una afición que es pro México, tienen que saber eso antes de que lleguen al Rose Bowl”, dijo Bornstein. “Es casi como si jugaran en el Azteca, pero en Los Ángeles”.

DOS A CERO 

Aun con la desventaja de jugar de “visita” en propia casa, Bornstein cree que el marcador final favorecerá a Estados Unidos con el ya famoso “2-0”, algo que él mismo ya comenta, o podríamos decir con lo que “trollea” a sus compañeros en los Gallos del Querétaro.

“Ya le enseñé a todos [en Querétaro], en Instagram, US Soccer tiene la página de explicar la historia del 2-0. Yo le expliqué a todo ellos, ‘mira, siempre el 2-0, y también va a ser el 2-0 en ese partido’”, dijo entre risas Bornstein.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad