publicidad
Michael Barrios abrió la cuenta en la goleada de Dallas ante Portland.

FC Dallas se pasea en Portland, 3-1, y toma el liderato del Oeste

FC Dallas se pasea en Portland, 3-1, y toma el liderato del Oeste

El ex Timber Maxi Urruti fue clave en los goles de los colombianos Michael Barrios y Fabián Castillo.

Michael Barrios abrió la cuenta en la goleada de Dallas ante Portland.
Michael Barrios abrió la cuenta en la goleada de Dallas ante Portland.

FC Dallas goleó 3-1 al Portland Timbers a domicilio con una gran actuación de su perímetro ofensivo y se colocó como el superlíder de la competencia al combinarse con la derrota de Sporting KC.

Juego para el olvidó de Portland y de pesadilla para Jack Jewsbury le dieron una ventaja definitiva a los norteños de Texas en tan solo media hora de partido.

FC Dallas llegaba con sed de revancha tras ver su mejor temporada en la historia terminar con una eliminación en la final de la Conferencia Oeste a manos de Portland Timbers. La cuestión era como abollarle la corona al campeón de la MLS sin el creativo argentino y líder en asistencias de la actual campaña, Mauro Díaz.

La respuesta estuvo en el popular dicho: “para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo”. Maxi Urruti quien festejó el campeonato con los Timbers hace apenas unos meses y hoy jugador de los Hoops, fue el artífice de los primeros dos goles, no con la sutileza de los pases de Díaz pero si con su empuje de luchar cada pelota.

Urruti con la ayuda de Tesho Akindele le robó el balón al contención Jack Jewsbury en la salida. La fórmula la complementó el colombiano Michael Barrios, con su velocidad y su definición le sacó el máximo provecho a la jugada. Fue así que al minuto 2, los texanos consiguieron un gol de vestidor.

La fórmula se repitió al minuto 26. Urruti le robó el balón a Jewsbury en la salida. La velocidad y la enorme definición de otro colombiano, Fabián Castillo en este caso, hicieron que el balón terminara en la red. Aunque cabe mencionar, que la manera de definir de Castillo fue mucho más espectacular que la de Barrios, picándole el balón al arquero Adam Kwarasey.

publicidad

Con el total desconcierto de los locales, un minuto antes de la marca de la media hora el marcador se volvió de goleada. Kwarasey metió un puñetazo al centro del área, donde Castillo intento un remate que termino en los pies de Akindele. El canadiense increíblemente desmarcado entre un mar de camisetas verdes, venció con su contrarremate la estirada del portero Timber y de un defensor que desesperadamente intento salvar en la línea.

Arrancando la segunda parte, Jermaine Taylor le regaló el balón a Castillo, quien quiso replicar su golazo de la primera mitad, pero el poste se lo negó.

Lucas Melano y Fanendo Adi estuvieron cerca de conseguir el gol de la honra, pero fue finalmente Darren Mattocks quien lo convirtió con un cañonazo. Timbers presionó por varios minutos para conseguir un segundo tanto que los metiera de lleno al encuentro, pero ese gol no llegó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad