publicidad
Chicago Fire celebra pase en la US Open Cup

Chicago Fire vence 3-1 a Orlando City con doblete de Kennedy Igboananike y clasificó a semifinales de la US Open Cup

Chicago Fire vence 3-1 a Orlando City con doblete de Kennedy Igboananike y clasificó a semifinales de la US Open Cup

Con un doblete de Kennedy Igboananike, el Fire venció 3-1 a Orlando City y avanzó a la siguiente fase de la US Open Cup

Chicago Fire celebra pase en la US Open Cup
Chicago Fire celebra pase en la US Open Cup

Un doblete de Kennedy Igboananike comandó un gran segundo tiempo del Chicago Fire, que con una mayor vocación ofensiva liquidó al Orlando City Soccer y con pizarra de 3-1 alcanzó su boleto para las semifinales de la Lamar Hunt US Open Cup, donde enfrentará al Philadelphia Union.

Igboananike, que había sido uno de los cambios introducidos por el DT Frank Yallop en la etapa final, marcó en los minutos 87’ y 90’ para liquidar las aspiraciones del conjunto de Florida, que parecía tener la mente puesta en el tiempo extra, en el encuentro jugado en el Toyota Park.

Chicago tomó el control de las acciones desde el pitazo inicial. Un esquema con dos atacantes Shaun Maloney y Jason Johnson, alimentados por Matt Watson y Patrick Nyarko, comenzó a hacer daño bien temprano a Orlando, que ubicó a Pedro Ribeiro como mediocampista, en un esquema con Cyle Larin como el único en punta.

Ese ímpetu de los locales desde el mismo arranque, encontró su premio bien temprano, producto de una rápida salida del portero Jon Busch, quien envió un saque largo que cruzó todo el campo, agarró mal parada a la defensa visitante en pleno retroceso y fue a parar a las piernas de Nyarko, quien definió cruzado para vencer a Tally Hall con el 1-0 apenas a los 3’.

Por lo temprano y la actitud, daba la impresión que Chicago iba a tener la posibilidad de liquidarlo bien temprano. Orlando no tuvo intenciones de llegar al Toyota Park a defenderse, pero le costó salir con balón dominado y dar más de cuatro toques seguidos.

publicidad

Harry Shipp probó con un remate lejano en el 14’, pero el balón se fue desviado. Dos minutos después fue Maloney, uno de los más activos en la ofensiva local, quien cobró un tiro libre y fue víctima de una buena intervención de Hall.

La primera ocasión de peligro para el Orlando City llegó recién a los 17’ cuando un cabezazo de Pedro Ribeiro, tras un centro desde la derecha de Rafael Ramos, estuvo cerca de encontrar el arco rival.

Con el paso de los minutos el Fire redujo el asedio, al tiempo que los leones pudieron sacudirse y comenzaron a llegar a puerta contraria, con Kaká una vez más siendo el conductor en la zona de ataque.

Sin embargo, pasada la media hora de juego no parecía haber un dominador claro y el asedio en cada una de las porterías, se redujo a remates desde la larga distancia, sin mayor peligro para los guardametas.

La segunda parte iba a estar marcada por el esfuerzo inicial de Orlando en procura del empate, y tras conseguirlo, el tratar de defenderlo ante un rival que se decidió a buscar el triunfo con todo lo que tenía disponible.

La igualad se produjo a los 56’ en una buena jugada colectiva de los leones, que comenzó con un centro desde la derecha de Ramos para Ávila, quien habilitó a Cyle Larin quien de cabeza venció la resistencia del portero para el 1-1.

Pero el gol pareció ser un golpe clave para los locales, que decidieron mandar lo mejor de su repertorio a la cancha, primero con el ingreso de David Accam y posteriormente de Igboananike.

publicidad

No tenía más de tres minutos en cancha, cuando Accam remató de gran forma y obligó la estirada de Hall, cuyo rebote no pudo ser capitalizado por Johnson, en lo que sólo fue un aviso de lo que venía.

Los visitantes se limitaron a defender el empate, quizás pensando en mejores opciones en una hipotética prórroga y hasta la posibilidad de jugarse el pase en una tanda de penales, como ocurrió dos rondas atrás ante el Charleston Battery.

Pero los rápidos y frescos delanteros de Chicago se iban a  encargar de aguarle la fiesta a los de Kaká.

Al 87’ Accam se escapó por la izquierda y sin pensarlo dos veces remató al arco, estrellando el balón en el poste, con tan buena suerte que el rebote fue a parar a los pies de Igboananike, quien sólo debió empujarla a puerta vacía para darle la ventaja a los suyos.

Por si había dudas, ya con el tiempo cumplido Igboananike iba a sentenciar la eliminatoria, encabezando un contragolpe cuando Orlando estaba lanzado en busca del empate. El héroe de la noche se sacó al portero Hall con clase y remató al fondo de la red para el 3-1 definitivo que le dio la clasificación al Fire.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad