publicidad

A Klinsmann le pasa de noche el talento local en medio de crisis | Bueno, Malo y Bomba

A Klinsmann le pasa de noche el talento local en medio de crisis | Bueno, Malo y Bomba

Real Salt Lake como en sus mejores tiempos, Sporting KC sigue levantando muertos.

Bueno, Malo y Bomba Jornada 28

Por: Hugo Chávez Barroso (@HugoCarlosChB)

LO BUENO – Monarquía se revalúa

Tienen siete clasificaciones consecutivas a los Playoffs, y aunque atraviesan un muy mal año, se niegan a desprenderse de la posibilidad de pelear por el título. Real Salt Lake tenía un partido crucial ante el Houston Dynamo, jugando como visitante e intentando salir del fondo de la Conferencia del Oeste. Los Monarcas ganaron 3-1, pero lo más destacado es que nos hicieron recordar al cuadro de Utah que juega bien al futbol, que sabe tocar, el que sabe llegar a finales. Ya no están Álvaro Saborío, Fabián Espíndola, Sebastián Velásquez, ni el entrenador que los llevó al título - Jason Kreis -, pero ahí siguen sacando la cara los inmortales Javi Morales y Kyle Beckerman, que ahora se combinan con Joao Plata, Juan Manuel “Burrito” Martínez y Devon Sandoval. Aún están a 6 puntos de una plaza con boleto a la liguilla, pero tras lo demostrado el sábado, se hace difícil descartarlos.

LO MALO – Sporting ya no asusta

Tras remontar y derrotar en un partido cardiaco con tres goles en los últimos diez minutos al poderoso Vancouver Whitecaps a mediados de agosto, a Sporting parece que se le acabó el gas. Desde entonces han disputado cinco partidos de liga, de los cuales solo han podido rescatar un punto en su visita a Portland en un partido que merecieron perder. Perdieron el invicto en el Infierno Azul con un escandaloso 5-0 ante San José, cayeron con Columbus, sucumbieron ante el peor equipo del Oeste – Colorado, y recientemente no pudieron con un urgido Orlando que no contaba con Kaká. Peter Vermes y compañía pasaron de ser un equipo contendiente a uno que cualquiera quisiera enfrentar.  

publicidad

LO BOMBA – La selección ignora el talento local en medio de crisis

Los focos rojos están mas cerca de encenderse que nunca en la era de Jürgen Klinsmann al frente de la selección de los Estados Unidos. Tras quedarse fuera de la final de la Copa Oro este verano por primera vez desde la edición del 2003, y a tan solo un mes del crucial partido por el pase a la Copa Confederaciones ante México, cayeron goleados en las afueras de Boston ante una de las selecciones brasileñas más débil de los últimos tiempos. Klinsmann sigue con la ambición en probar jugadores y peor aun, poner algunos que militan en clubes extranjeros, aun cuando estos no tienen ni la regularidad ni el nivel que algunos del medio local que merecerían por lo menos una convocatoria. ¿Son en serio Michael Orozco y Ventura Alvarado, que en la Liga MX son jugadores del montón, mejores que Omar González y Matt Besler? ¿De verdad DeAndre Yedlin ha tenido un 2015 convincente como para ser utilizado en una posición que ni es la suya? o ¿estará Danny Williams, que juega en la segunda de Inglaterra, muy por encima de Benny Feilhaber y Ethan Finlay? A cada cual con lo suyo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad