publicidad
Postura de crisis.

Postura de crisis

Postura de crisis

A pocas horas de jugarse un partido tan trascendental como el que se disputará en Ohio ante Estados Unidos, México es todo un cúmulo de confusión.

Postura de crisis.
Postura de crisis.

A pocas horas de jugarse un partido tan trascendental como el que se llevará a cabo en Ohio mañana martes ante Estados Unidos, el Tricolor es todo un cúmulo de confusión que parte desde el mismo seno de la Federación Mexicana de Fútbol, FMF, con Justino Compeán a la cabeza.

Es verdad que la Selección de México necesitaba un cambio imperioso, necesario desde hace ya un buen tiempo atrás, y que ha tardado demasiado en producirse por razones que atañen no sólo al cuerpo técnico que comandaba José Manuel de la Torre, sino también a quienes gobernaban por encima del estratega jalisciense.

El agua ha llegado al río, y eso era precisamente lo que se buscaba evitar; ahora, con la misma diluyéndose en medio de la corriente nadie alcanza a detectar cuáles son piedras y cuáles peces.

publicidad

La ‘continuidad’ no es solución más allá de este crítico encuentro ante los de Jurgen Klinsmann, y dependiendo de ese resultado de mañana, las medidas deberán ser corregidas de inmediato si todavía quedan esperanzas de acudir, aun a costa del repechaje, al Mundial de Brasil.

No se reniega de que para enfrentar al conjunto de las barras y las estrellas los menores movimientos son aconsejables, sin embargo, ir más allá con una situación viciada es contraproducente para el balompié azteca, y de cara a ello un cambio en la dirección técnica se hace mandataria.

A riesgo de equivocarse con la elección de un estratega de conveniencia para el momento actual por el que se atraviesa, el Tri necesita de manera urgente y bajo estas condicionantes, más que un timonel de sapiencia futbolística constatada, un hombre de carácter que meta el miedo en el cuerpo de unos jugadores que han llegado a un punto de aburguesamiento que el ‘Chepo’ no pudo, o no supo, erradicar a tiempo.

Mañana, gran parte de las posibilidades de México para clasificarse al venidero Mundial pasan por la victoria ante Estados Unidos, y si los dueños de las testosteronas más fuertes en el equipo de Luis Fernando Tena no hacen uso de ellas de principio a fin, los lamentos serán históricos en la tierra del otrora ‘Gigante’ de la región.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad