publicidad
Aún toca sufrir un poco más.

Aún toca sufrir un poco más

Aún toca sufrir un poco más

Está claro el difícil compromiso que la selección de México tiene por delante todavía, nada está asegurado camino a Brasil 2014.

Aún toca sufrir un poco más.
Aún toca sufrir un poco más.

Está claro el difícil compromiso que la selección de México tiene por delante todavía, nada está asegurado camino a Brasil y cualquier alternativa puede suceder a juzgar por lo visto ante Panamá en el Estadio Azteca; se debe ser conciente de la fortuna en el desarrollo del juego, y que las circunstancias podrían muy bien haberle dado el empate al conjunto canalero para irse con el empate del Coloso de Santa Úrsula.

Se venció, y se lograron los tres ansiados puntos, porque a Raúl Jiménez se le ocurrió tirar de genialidad e inventarse una acción de pura técnica básica individual, para conseguir la victoria a escasos minutos de final de una brega que iba camino a una igualdad por simple merecimientos de uno y otro.

publicidad

El funcionamiento del nuevo Tri de Víctor Manuel Vucetich no confundió a nadie; demasiados movimientos estratégicos sin convicción, poca adaptación táctica a lo que busca el timonel tamaulipeco, e insuficiencia técnica de ejecución en un método que de a poco se va insinuando, y con el cual no se puede pretender familiarizarse en pocas semanas… Es imposible, y menos con la presión a que ha sido sometido este equipo en los últimos tiempos.

Los hombres que saltaron con la nueva playera verde al terreno de juego ante Panamá, eran más jugadores dispuestos a cumplir un rol indicado en base a la premisa de conseguir la victoria que de proponer buen fútbol, y para eso no importaba la calidad de los mismos, sino la disposición anímica para sostener durante 90 minutos un plan estajanovista.

Así se logró el triunfo, y con ello, la ilusión que alberga un venidero partido ante Costa Rica en tierras centroamericanas para acceder de alguna manera a lo que se trata de cambiar, y de ser una pesadilla, transformarlo en un dulce y placentero sueño.

Ahora toca seguir concentrado en el objetivo primordial, no desviar la mira de la repesca, y esperar a que los resultados favorezcan al Tricolor para pasar de manera directa al Mundial de Brasil.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad