publicidad
A todo o nada.

A todo o nada

A todo o nada

No habrá resultado más esperado para el fútbol mexicano desde hace un buen tiempo, que el del partido en Ohio ante Estados Unidos.

A todo o nada.
A todo o nada.

No habrá resultado más esperado para el fútbol mexicano desde hace un buen tiempo, que el de esta noche en Ohio ante Estados Unidos; seguramente, como no sucede hace bastante en el ambiente futbolístico, la tensión de esos 90 minutos en un inmueble como el del Columbus Crew, sean los de mayor angustia para el que sufre con la divisa tricolor bajo unas condiciones un tanto inesperadas para México en estas eliminatorias de Concacaf.

Estados Unidos, bajo la dirección del germano Jurgen Klisnmann, marcha en la segunda posición de los cómputos generales, y sin llegar a demostrar un fútbol absolutamente superior en comparación a los otros equipos, sólo ha dejado ver en contadas ocasiones unas aptitudes apenas convincentes, que les ha servido a los estadounidenses para estar más cerca que los aztecas, para acudir de manera directa al Mundial de Brasil.

publicidad

México llega a estas instancias, y a este encuentro en particular, con un trauma de carácter institucional, donde la renuncia de José Manuel de la Torre ha movido los cimientos del seleccionado y toda la infraestructura que se mueve a su alrededor.

La desestabilización propia de situaciones como la acontecida, necesita al momento y de urgencia, una postura recta y sólida por parte de todo el colectivo azteca, en el que deberán incluirse cada uno de los componentes que rodean al Tri para gestar un resultado positivo en Columbus y, además, esperar que el destino esté de su parte en otros encuentros.

Para este partido, Luis Fernando Tena y el cuerpo técnico que secundaba al ‘Chepo’ de la Torre permanecerán al frente del mismo grupo de jugadores convocados para la ocasión, y un poco más allá del planteo futbolístico, ante Estados Unidos solamente interesará apuntar a la victoria como objetivo único y valedero.

Ya se hablará de esquemas y propuestas de juego, de ello se encargará mucha gente a ambas orillas del Río Bravo; nosotros, sólo enfatizaremos que a partir de ponerse en movimiento la pelota, no habrá mejor táctica a usar que poner el corazón en cada jugada, hoy necesariamente, como corresponde, por encima del fútbol bien jugado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad