publicidad
La suerte no acompañó a Zidane en su primer partido oficial al frente del filial madridista, perdiendo ante el Atlético.

Zidane debuta como primer entrenador con derrota en 'miniderbi' madrileño

Zidane debuta como primer entrenador con derrota en 'miniderbi' madrileño

El legendario exfutbolista francés Zinedine Zidane vivió su debut oficial como primer entrenador, al frente del filial del Real Madrid.

La suerte no acompañó a Zidane en su primer partido oficial al frente de...
La suerte no acompañó a Zidane en su primer partido oficial al frente del filial madridista, perdiendo ante el Atlético.

MADRID, España - El legendario exfutbolista francés Zinedine Zidane vivió un momento especial en su carrera: su debut oficial como primer entrenador, al frente del filial del Real Madrid, con el que perdió ante el filial del Atlético en un 'miniderbi' de la capital española.

Fue en Majadahonda, en la periferia de Madrid, en la primera jornada del campeonato de la Segunda B, la tercera categoría del fútbol español.

Pese a la derrota, 'Zizou' pudo celebrar haber vuelto a la primera línea, después de un año de aprendizaje como ayudante de Carlo Ancelotti en el primer equipo del Real Madrid.

El Castilla, como se conoce popularmente al segundo equipo del Real Madrid, cayó 2-1 ante el Atlético de Madrid B, en un partido que había generado expectación entre los periodistas por ver a Zidane en el banquillo dando instrucciones.

publicidad

El Balón de Oro de 1998 vivió el choque intensamente, levantándose, transmitiendo directrices a sus jóvenes pupilos y compartiendo impresiones con sus ayudantes del cuerpo técnico.

Entre los gritos que se le escucharon dirigidos a sus hombres los más repetidos fueron los de ánimo: "¡Vamos!", "¡Va, va, va!" y "¡Fuera!", ese último para impulsarles a ir hacia el arco rival.

En el estadio Cerro del Espino de Majadahonda, donde entrena el Atlético, las tribunas no estaban llenas pese al día soleado.

De vez en cuando, el 'speaker' citaba el número de un vehículo mal aparcado en las inmediaciones, lo que recordaba el nivel regional de la categoría, lejos de la élite a la que Zidane estaba acostumbrado como jugador o de la final de la Liga de Campeones ganada en mayo por el Real Madrid, con el astro francés como miembro del cuerpo técnico de Ancelotti.

En la grada, división de opiniones. Algunos aludían al "gabacho" (término despectivo usado en España contra los franceses), mientras algunos niños coreaban el nombre de Zidane.

Entre los asistentes al partido estaba un hincha ecuatoriano del Real Madrid, Juan Daniel Nebel.

"Zidane aporta al Castilla lo que necesita, es un orgullo tenerlo", explica a la AFP este joven abogado de 26 años, vestido con camiseta y bufanda del equipo blanco.

publicidad

"Todos los equipos de Segunda B no pueden permitirse un entrenador de esa calidad", subraya.

Zidane, vestido con pantalón corto y polo negros, celebró tímidamente el gol de su equipo, que se adelantó a la media hora de juego, pero se mantuvo en silencio con la remontada atlética.

"Zidane es un buen entrenador", asegura el arquero del equipo B del Real Madrid Alfonso Herrero. "Es un lujo aprender con uno de los mejores del mundo. Sabe transmitir muy bien su mensaje y tenemos una idea muy clara del juego", insistió.

El objetivo para Zidane esta temporada será devolver al Castilla a la segunda división, de la que descendió al término de la pasada temporada. Muchos hinchas del Real Madrid esperan que esta etapa le sirva como aprendizaje para verle algún día al frente del primer equipo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad