publicidad
El zaguero mexicano jugó como medio de contención en su reaparición con el Espanyol de Barcelona.

Héctor Moreno reaparece con el Espanyol como contención en amistoso ante Olympique

Héctor Moreno reaparece con el Espanyol como contención en amistoso ante Olympique

El Espanyol firmó un buen partido ante el Olympique de Marsella en la Ciudad Deportiva, al que derrotó por 2-1.

El zaguero mexicano jugó como medio de contención en su reaparición con...
El zaguero mexicano jugó como medio de contención en su reaparición con el Espanyol de Barcelona.

El Espanyol firmó un buen partido ante el Olympique de Marsella en la Ciudad Deportiva, al que derrotó por 2-1 tras adelantarse de penalti en la primera parte y contener su reacción en la segunda mitad, con un papel notable de los jugadores menos habituales.

La aparición de Héctor Moreno, en el minuto 67, fue una de las grandes noticias de la tarde para el Espanyol. El central mexicano reaparecía tras su fractura de tibia en el pasado Mundial de Brasil. El defensa actuó como mediocentro y contribuyó a la solidez atrás en el esquema 4-1-4-1 del club catalán.

Ambos equipos presentaron equipos muy distintos a los que exhiben en sus ligas. La falta de acoplamiento entre los futbolistas era patente, sobre todo en los primeros compases del juego. A medida que avanzaba el cronómetro, el Espanyol combinaba ligeramente mejor que el bloque de Bielsa y arañó un premio en forma de penalti.

publicidad

Una falta a Mattioni, muy incisivo en el área contraria, fue el detonante. Felipe Caicedo puso el primer gol de la tarde en el minuto quince, raso y pegado al palo derecho. El Olympique intentó reaccionar sin éxito, al margen de algunas accionas aisladas desde las bandas. La defensa blanquiazul estaba bien posicionada.

En la reanudación, los galos apostaron por un fútbol más vertical. Michy dio el primer gran aviso de los suyos en el 54, con un fortísimo disparo desde fuera del área. Rod, en el 58, lo probó de cabeza. Había más tensión en el césped, con varias entradas poco comunes en un amistoso. El partido ahora era visitante.

Sergio González se vio obligado a cambiar la dinámica con cuatro cambios. Y lo consiguió. Lanzarote, uno de ellos, puso a prueba los reflejos de Samba Brice bajo palos. Stuani no pudo aprovechar el rechace. De repente, las llegadas de los pupilos de Bielsa se acortaron. Corrían menos riesgos.

Los catalanes estaban ahora mucho más asentados en el terreno de juego. Llegaban con orden y defendían con solvencia. El choque, menos en el resultado, estaba en tablas. Su trabajo acabó con el 2-0 en el 83, obra de Víctor Sánchez a pase de Stuani. Pero el Olympique respondió a la siguiente jugada con una falta que remató Aloe (2-1).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad