publicidad

Así jugó el Real Madrid contra el Atlético de Madrid logo-deportes-2017.svg Así jugó el Real Madrid contra el Atlético de Madrid logo-deportes.e3ec9...

La Liga

Real Madrid fue una sombra ante el Atlético.

Así jugó el Real Madrid contra el Atlético de Madrid

Así jugó el Real Madrid contra el Atlético de Madrid

Así jugó el Real Madrid el derbi frente al Atlético de Madrid en el estadio Santiago Bernabéu (0-1).

Real Madrid fue una sombra ante el Atlético.
Real Madrid fue una sombra ante el Atlético.

Así jugó el Real Madrid el derbi frente al Atlético de Madrid en el estadio Santiago Bernabéu (0-1)

Diego López (7): Cumplió cuando tuvo que aparecer. No pudo hacer nada a nada en el mano a mano que significó el gol de Diego Costa, pero en la segunda parte sacó al brasileño el 0-2 en una ocasión clara. Estuvo muy concentrado, se encaró con el delantero del Atlético y desde la portería puso coraje al partido.

Arbeloa (4): Como el otro lateral del Real Madrid, Coentrao, estuvo mal. Mal en defensa, demasiado contundente (dio un codazo a Villa y pisó a Diego Costa), y mal en ataque. No subió en casi ninguna ocasión, sólo al final para dar medio gol a Morata, y tampoco cumplió como suele hacerlo en labores defensivas. Entre Filipe Luis y Koke Resurrección, le sacaron los colores en alguna ocasión.

publicidad

Pepe (4): El central portugués no pudo con Diego Costa, un incordio constante durante los noventa minutos del partido. Cortó algún balón peligroso, pero no estuvo a la altura de la cita. No ofreció el nivel al que acostumbró en otras temporadas y el Real Madrid no vivió tranquilo en la zaga.

Sergio Ramos (4): Tampoco estuvo bien. Tal vez, ni siquiera tuvo que estar por aquella famosa posible expulsión ante el Elche la pasada jornada. Parece que le afectó todo aquel jaleo y no estuvo centrado. Tuvo incluso palabras con Pepe y jamás encontró el sitio. La defensa del Real Madrid se contagió de las incertidumbres del ataque y Ramos lo pagó también.

Coentrao (3): Perdido, desquiciado y descentrado. Por su estado de forma, no se explica como un jugador al que quisieron vender hasta el último minuto del cierre del mercado sea la primera opción en un derbi por la ausencia de Marcelo. Subió mal, defendió mal y vio una amarilla en el minuto 39 por una mano absurda. No ofreció nada en todo el partido.

Illarramendi (6): No brilló, pero fue uno de los pocos jugadores que tuvo algo de criterio durante el primer tiempo. Cortó balones, apagó algún contraataque del Atlético y en algunas ocasiones ofreció ideas creativas en ataque. Sin embargo, fue sustituido en el descanso por el croata Luka Modric. Ancelotti decidió sacrificarle a él antes que a Sami Khedira para buscar más creatividad en el centro del campo.

publicidad

Khedira (5): No aportó nada. Se situó en el centro del campo junto a Illarramendi desde el principio del choque y ni creó ni destruyó juego. Entre Thiago y Gabi se lo comieron y jamás le dejaron aportar nada. En la segunda parte, con Modric al lado, mejoró, pero no lo suficiente para llegar al aprobado.

Isco (5): Desparecido en combate durante la primera parte, fue sustituido en la segunda cuando comenzaba a carburar. En Elche estuvo desdibujado y días después repitió actuación. No fue capaz de abrir los huecos de un equipo muy bien plantado en el campo. Tendrá que aprender a hacerlo, parece la fórmula del éxito que emplearán durante mucho tiempo. El Real Madrid, sin ideas arriba, no funciona. Isco tiene que ser el desatascador y hoy no lo fue.

Di María (6): Comenzó nervioso. En el minuto once del choque se dejó robar la cartera por Filipe Luis en el que fue el inicio del primer gol del partido obra de Diego Costa. Después mostró algún destello de calidad en dos pases medidos a la cabeza de Karim Benzema que a punto estuvieron de acabar en gol en las únicas ocasiones de la primera parte. Pese a su inestabilidad, fue casi el único con ideas en la primera parte. Tras el descanso, cedió su sitio al galés Gareth Bale.

Cristiano (4): Completó uno de sus peores partidos desde que llegó al Real Madrid. Y, además, ante uno de sus equipos fetiche, el Atlético, con el que promediaba un gol por partido. Estuvo perdido, como casi todo el resto de sus compañeros, y apenas disparó una vez a portería, en la segunda parte. Tuvo una falta clara al borde del área, para un perfil zurdo como Bale, pero tiró de galones para mandar el balón a la grada. Muy desaparecido.

publicidad

Benzema (4): No llega al aprobado. Dispuso de casi las dos únicas oportunidades medio claras en el Real Madrid. Tuvo dos cabezazos en la primera parte que pudieron acabar en gol, pero no atinó o Courtois desbarató una de sus oportunidades. Después, no ofreció nada, contagiado por el mal endémico que sufren sus compañeros. No hay ideas y al francés no le llegan balones. El Bernabéu sigue dudando de él.

Bale (6): Por fin se estrenó en el Bernabéu y se notó su ansiedad por agradar lo más rápido posible. Mostró algunos de los detalles por los que el Real Madrid le fichó este verano. Velocidad, disparo y descaro, como en la última jugada en la que a punto estuvo de robarle la cartera a Courtois. Aún necesita engrasar su maquinaria, pero hoy enseñó alguna de sus credenciales que auguran un buen futuro.

Modric (6): Sustituyó a Illarramendi en el descanso y dio algo de aire creativo al Real Madrid, atascado hasta su presencia en el centro del campo. El entramado atlético no le dejó brillar como en otras jornadas, pero por lo menos aportó algo de velocidad al juego blanco, totalmente apagado hasta su llegada. Pudo marcar el empate con un disparo desde fuera del área que se marchó alto por poco.,

Morata (7): El mejor de su equipo por sus ganas y por ser el dueño de las mejores oportunidades del Real Madrid. Eclipsó a Benzema en los minutos que estuvo sobre el campo. Pudo marcar con una espectacular semichilena que sacó como pudo Courtois. Benzema deberá espabilar si no quiere perder su puesto.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad