publicidad
La violencia se instaló en el club español Racing de Santander cuando una veintena de aficionados dejaron en claro su descontento con las actuales autoridades del club.

Aficionados del Racing de Santander intentaron agredir al presidente del club

Aficionados del Racing de Santander intentaron agredir al presidente del club

Unos aficionados de la Grada Joven del Rácing asaltaron por la fuerza el palco de autoridades de El Sardinero para agredir al presidente del club

La violencia se instaló en el club español Racing de Santander cuando un...
La violencia se instaló en el club español Racing de Santander cuando una veintena de aficionados dejaron en claro su descontento con las actuales autoridades del club.

SANTANDER - Una veintena de aficionados de la Grada Joven del Rácing asaltaron por la fuerza el palco de autoridades de El Sardinero para insultar e intentar agredir al presidente del Racing de Santander, Ángel Lavín, al comienzo de la segunda parte del partido de ida de octavos de final de la Copa del Rey contra el Almería.

Minutos antes de este altercado, se había producido un pequeño conato de invasión de campo cuando la seguridad privada retiró del fondo norte una pancarta contra el Consejo de Administración del club.

Además de los asaltantes, casi un centenar de los miembros más "ultras" de los aficionados del Racing atravesaron las gradas de El Sardinero, desde la Preferencia Norte hasta el palco, para lo que tuvieron que superar varias vallas y enfrentarse a la seguridad privada del estadio.

publicidad

Durante varios minutos, hasta que intervino la Policía Nacional, se vivieron momentos de tensión en el palco y sus inmediaciones ya que también se produjo el lanzamiento de varios objetos que impactaron en el resto de asistentes de la zona noble de El Sardinero.

Entre ellos el presidente del Almería, Alfonso García, que mostró su malestar ante la Policía Nacional y la seguridad privada del club por su tardanza a la hora de actuar.

Al comienzo del partido los jugadores del Racing expresaron su malestar por los impagos del club haciendo la "estatua" en la primera jugada del encuentro, negándose a disputar el balón.

Se esperaba alguna acción de protesta de los jugadores racinguistas, que llevan tres meses sin cobrar, pero no se sabía en qué iba a consistir su acción contra el consejo de administración que encabeza Ángel Lavín.

La incógnita se desveló en el arranque del partido, en el que el Racing cedió el saque al Almería, con cuyos jugadores habían pactado que jugaran el balón hacia campo del Racing. El esférico salió por la banda derecha sin que ningún jugador del Racing se moviera de su posición inicial.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad