publicidad

Cruz Azul ganó pero debe superarse para amarrar liguilla

Cruz Azul ganó pero debe superarse para amarrar liguilla

A diferencia de otras escuadras a Cruz Azul sólo le basta el campeonato y la liguilla parece cerca, no así la convicción para salir campeones.

Por: Juan Carlos Hernández Cedeño

Cruz Azul ha cargado ya con suficientes fantasmas en el pasado, es uno de los equipos con más fanáticos en el balompié mexicano pero que a diferencia de otras escuadras sólo le basta el campeonato y la liguilla parece cerca, no así la convicción para salir campeones.

Lo peor es que ahora no sólo se le estigma como el equipo subcampeón ahora también es La máquina de golpes, un equipo peleonero y con frustraciones. La afición azul desea ver esa fuerza pero al momento de jugar, haciendo un futbol ofensivo, agresivo (en el buen sentido de la palabra). Cruz Azul parece un equipo pasivo, anota y baja los brazos, Pavone es toda lucha pero le falta futbol que lo acompañe, mientras que Marco Fabián tiene mucho futbol y le falta lucha. Cruz Azul salió a jugar con un 4-4-2 con Marco Fabián por la izquierda y con Pablo Barrera por derecha, elementos que tienen desborde, son jóbenes, encaran y centran, pero que está vez parecía no tenían ni ganas ni puntería.

Tratando de solventar esas carencias, cuando el partido ere realmente malo y se encontraba igualado a uno, Christian Giménez ingresó en la parte complementaria para limpiar el cochinero y a pesar de que los años comienzan a jugarle en contra, nuevamente sus piernas arreglaron el problema con un tremendo disparo de tiro directo convertido en gol. Posteriormente tras fallar en primera instancia, Mariano Pavone se colocó de buena manera y en un segundo intento selló la victoria de tres a uno.

publicidad

Vencer a Morelia no es algo para echar las campanas al vuelo, es el peor equipo de la liga y parece que sus dueños están enamorados de su hermano, el Atlas, por lo que para la afición michoacana las cosas no pintan bien en el futuro.  Pero Cruz Azul ganó que al final de cuenta es algo que necesitaban hacer para mantenerse con esperanzas de liguilla,en estos momentos sólo los resultados salvaran la credibilidad celeste.

Llegó el momento para que los jugadores cementeros despierten porque el tren de la liguilla está muy cerca pero si su volumen de juego no mejora y su actitud no es distinta, las historias del pasado se repetirán.

La Máquina tiene que tener un cierre perfecto, el pasado es algo que simplemente no podemos modificar pero el presente azul todavía tiene destino por escribir. El torneo anterior era candidato al título y se quedó en el camino ante el octavo en los cuartos de final, el León que a la postre fue el campeón,  ahora no es candidato pero tiene vida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad