publicidad
Kevin Doyle celebra su gol ante Seattle Sounders

Triunfo histórico de Colorado Rapids en su visita a Seattle Sounders, en cancha difícil

Triunfo histórico de Colorado Rapids en su visita a Seattle Sounders, en cancha difícil

Triunfo histórico de Colorado Rapids en su visita a Seattle Sounders, en cancha difícil

Kevin Doyle celebra su gol ante Seattle Sounders
Kevin Doyle celebra su gol ante Seattle Sounders

El terreno de juego del CenturyLink Field no solamente fue un factor importante en el encuentro entre Seattle Sounders y Colorado Rapids, sino que fue protagonista destacado del duelo entre esmeraldas y granates.


El estadio donde Seattle Sounders juega como local fue sede en los últimos días de un multitudinario concierto de la banda pop One Direction y de un encuentro amistoso entre Manchester United y el Club América mexicano. Para ese partido la tradicional superficie artificial fue cubierta con una capa adicional de césped natural, lo que generó quejas de parte de Louis van Gaal, técnico de los Red Devils.

Sobre lo que quedó después de esos eventos tuvieron que jugar los Sounders y los Rapids. Una cancha con algunos pozos, con restos de material artificial que se desprendía a medida que avanzaban los minutos. Esta situación obligó a los futbolistas de ambos clubes a tomarse las cosas con calma, a fin de conseguir una rápida adaptación a esas inusuales condiciones en las que el balón no respondía de manera habitual.

Ese condicionante puede haber sido la causa de la lesión que sufrió el argentino Lucas Pittinari, reemplazado en el minuto 28 por Dillon Powers. En medio de ese clima - que también afectó al árbitro Baldomero Toledo y sus colaboradores - los rivales de turno intentaron hacer lo poco que estuvo a su alcance.

La sensación final del primer tiempo fue la de que, pese a las ausencias notables de Clint Dempsey y Obafemi Martins, Seattle fue un poco más que Colorado. Las acciones que terminaron de inclinar la balanza a favor de los locales fueron la clarísima oportunidad que tuvo el exFlamengo Thomás en el primer minuto de juego y el tanto anulado por posición adelantada al volante Cristian Roldán.

publicidad

Pequeños detalles que un partido ‘normal’ no contarían demasiado, pero que adquirieron cierta relevancia el sábado por la noche. Del lado de Colorado Rapids quien mejor pudo responder fue Vicente Sánchez, que encabezó varios intentos de ataque por derecha, llegando en un par de ocasiones hasta el área del local.

Si bien en la segunda parte los futbolistas demostraron una mejor adaptación, la cancha siguió disputando su partido particular. Ante un par de casos de calambres y alguna caída un poco fuera de la lógica, la prioridad estaba - quizás - lejos del juego.

La letanía del encuentro parecía condenarnos a un 0-0 que resultaba bastante justo. Pero en el minuto 84, el delantero de la selección de Irlanda Kevin Doyle definió de manera rápida y brillante una oportunidad que le llegó tras una asistencia de larga distancia a cargo de Jared Watts.

Fue la primera victoria de los Rapids en Seattle en toda su historia. Además, el equipo entrenado por el argentino-americano Pablo Mastroeni consiguió encadenar por primera vez tres triunfos consecutivos en la liga, algo que no conseguía desde 2011.

Para los Sounders, en cambio, el marcador final se traduce en una segunda caída consecutiva que posterga sus opciones de ser el líder de la Conferencia del Oeste. El plantel de Sigi Schmid tendrá la oportunidad de buscar revancha el próximo sábado en su visita a Montreal Impact.

publicidad

Para Colorado Rapids, por el contrario, tocan algunos días de descanso. Su próximo compromiso por la liga tendrá lugar el 1 de agosto, cuando reciba a LA Galaxy.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad