publicidad
Guiado por el 'mellizo' Guillermo Barros Schelotto Lanús alzó la Copa Sudamericana para sumar su tercer título de la historia y sueña ahora con consagrarse campeón del fútbol argentino.

Tras ganar Sudamericana, Lanús y Barros Schelotto van por el torneo argentino

Tras ganar Sudamericana, Lanús y Barros Schelotto van por el torneo argentino

Guiado por el 'mellizo' Guillermo Barros Schelotto, Lanús alzó la Copa Sudamericana para sumar su tercer título de la historia y sueña con más.

Guiado por el 'mellizo' Guillermo Barros Schelotto Lanús alzó la Copa Su...
Guiado por el 'mellizo' Guillermo Barros Schelotto Lanús alzó la Copa Sudamericana para sumar su tercer título de la historia y sueña ahora con consagrarse campeón del fútbol argentino.

Guiado por el 'mellizo' Guillermo Barros Schelotto y con la renovada potencia del uruguayo Santiago Silva, Lanús alzó la Copa Sudamericana para sumar su tercer título de la historia y sueña ahora con consagrarse campeón del fútbol argentino.

En una campaña para la historia, en la que ganó siete de los 10 partidos disputados, el equipo dirigido por Barros Schelotto, secundado por su hermano Gustavo, se consagró el miércoles campeón de la Sudamericana al vencer 2-0 al brasileño Ponte Preta en la segunda final, tras un empate 1-1 de visitante la semana anterior.

Fue para Lanús, el segundo título continental tras la Copa Conmebol de 1996, cuando era conducido por Héctor Cúper, y el tercero de su historia, luego del salir campeón del Apertura-2007 de la primera división del fútbol argentino, conquista que sueña con repetir ahora.

publicidad

"Estoy muy orgulloso de dirigir a este equipo. Gracias a los jugadores porque sin ellos no estaríamos acá. A festejar y disfrutar, y el viernes nos tenemos que poner a trabajar", declaró el 'mellizo', apenas unos minutos después de conquistar el título, que marcó un exitoso debut como entrenador.

Tras los festejos, los jugadores se enfrentan al desafío de volver a concentrarse y llegar de la mejor forma al domingo para enfrentar a Newell's Old Boys, en uno de los dos partidos de definición del local torneo Inicial-2013.

"La confianza que te da un campeonato es única y la tenemos que aprovechar", afirmó Barros Schelotto.

El nombre de Guillermo, surgido en Gimnasia La Plata e ídolo de Boca como jugador, fue coreado hasta el cansancio por la hinchada 'granate', agradecida con el entrenador por un título que el capitán Paolo Goltz consideró "un premio para todos, para el gran esfuerzo del grupo".

El 'Tanque' Silva, autor de tres goles en la Sudamericana y que suma siete tantos en el torneo local, se transformó en una de las figuras de Lanús, adonde llegó esta temporada tras una cuestionada experiencia en Boca Juniors.

"Llegué a este club con ganas de ganar algo. Le estoy agradecido a Lanús por haber confiado en mí", dijo el 'Tanque'.

Según una encuesta publicada en la página oficial del club, el 40,5% de casi 9.000 socios que votaron consideraron que Silva fue la mejor incorporación de Lanús, seguido por Lautaro Acosta (26,2%) y Leandro Somoza (16,7%).

publicidad

Al igual que Somoza y Acosta, otros dos ex 'xeneizes', donde rindieron por debajo de las expectativas, Silva llegó con hambre de revancha al club de la periferia sur de Buenos Aires, en una elección que le resultó favorable, teniendo en cuenta la olvidable y mediocre campaña de Boca.

Justamente un empate 2-2 en la anteúltima fecha del Inicial ante el equipo de Carlos Bianchi, le permitió a Lanús sumar 30 puntos --al igual que Vélez y Newell's y a dos de San Lorenzo (32)--, y le abrió la puerta a disputar la instancia final del torneo local entre estos cuatro equipos, en dos partidos pospuestos al próximo domingo.

Para seguir soñando, el 'Granate' está obligado a derrotar a los rosarinos, pero necesita además que Vélez al menos iguale con San Lorenzo, lo que los llevaría a otra final de desempate, a jugarse el 18 de diciembre.

Además de sus logros deportivos, el club exhibe un crecimiento de socios, cuentas superavitarias en casi 4 millones de dólares, un plantel alimentado en gran parte por jugadores de su propia cantera, mientras evita desangrarse en internas políticas como ocurre en la mayoría de las instituciones argentinas.

En 1980 Lanús militaba en la cuarta división pero inició una paciente resurreción hasta regresar a Primera recién en 1990, volver a tropezar e instalarse definitivamente en el fútbol grande en 1992.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad