publicidad

Martino espera un Brasil cauteloso con el balón pero peligroso en el contragolpe

Martino espera un Brasil cauteloso con el balón pero peligroso en el contragolpe

El seleccionador de Argentina entrenó hoy junto a sus pupilos en el Estadio Olímpico de Pekín para el amistoso que mañana disputarán con Brasil.

El seleccionador argentino, Gerardo "Tata" Martino, entrenó hoy junto a sus pupilos en el Estadio Olímpico de Pekín para el amistoso que mañana disputarán en ese mismo escenario con Brasil, un partido en el que el técnico espera a una canarinha poco interesada en tener el balón pero sí letal en el contraataque.

"En los recientes amistosos con Colombia y Ecuador se vio que Brasil ha retrocedido en el campo, adoptando una postura de esperar", destacó Martino en la rueda de prensa previa al entrenamiento de hoy, el último antes del gran duelo de mañana.

Por ello, señaló el extécnico del Barcelona, "es posible que Argentina tenga mayor control del balón, pero que así", dijo, "otorguemos espacio para que salgan al contragolpe, y allí son muy peligrosos, por lo que deberemos prestar mucha atención".

En el entrenamiento del día anterior Messi se retiró antes que el resto del equipo, lo que sembró dudas sobre su estado de salud de cara al partido, aunque Martino las despejó al señalar que simplemente algunos jugadores habían acabado "algo cansados" en la sesión del miércoles, por lo que se decidió que trabajaran menos.

"Hay que tener en cuenta el largo viaje, los cambios de horarios... Por importante que sea este amistoso, no hay que arriesgar el físico de los futbolistas, hay que ser más cuidadosos que en los partidos oficiales", subrayó el "Tata" Martino.

publicidad

Con ello el seleccionador albiceleste quiso restar trascendencia al encuentro, pese a que será la tercera edición del Superclásico de las Américas (primera a partido único y en terreno neutral) y además celebra oficiosamente el centenario del primer Argentina-Brasil de la historia, disputado en septiembre de 1914 en Buenos Aires.

Para argentinos y brasileños, en todo caso, otro gran rival en el partido será la contaminación, dado que Pekín se encuentra en alerta naranja y ambos equipos tuvieron que entrenarse hoy en el Nido de Pájaro rodeados de una densa niebla que reducía la visión.

El seleccionador brasileño, Dunga, quien expresó en su rueda de prensa cierto disgusto por disputar el Superclásico con jet lag y contaminación para sus jugadores, otorgó cierto favoritismo a los argentinos, dado que "ellos son los subcampeones del mundo, mientras nosotros empezamos un nuevo ciclo".

En el entreno de hoy, el entrenador carioca probó especialmente a sus jugadores en estrategias a balón parado, lo que no impidió que Neymar ofreciera algunas filigranas que deleitaron a un centenar de espectadores autorizados a presenciar la sesión preparatoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad