publicidad
Por ahora el "rojo" sigue sin ganar en segunda, terminó sin goles con Independiente de Mendoza y la cosa pinta muy endiablada.

Independiente sigue de mala racha y no gana en el ascenso argentino

Independiente sigue de mala racha y no gana en el ascenso argentino

Independiente, uno de los clubes más populares de Argentina y siete veces campeón de Libertadores prolongó su mal momento y sigue sin ganar en segunda

Por ahora el "rojo" sigue sin ganar en segunda, terminó sin goles con In...
Por ahora el "rojo" sigue sin ganar en segunda, terminó sin goles con Independiente de Mendoza y la cosa pinta muy endiablada.

Independiente, uno de los clubes más populares de Argentina y siete veces campeón de la Copa Libertadores de América, prolongó su mal momento y sigue sin ganar en segunda división, a la que descendió esta temporada.

Este domingo sólo pudo empatar 0-0 frente a Independiente Rivadavia de Mendoza en partido por la quinta fecha del torneo de Primera B Nacional (segunda).

En su histórico paso por la segunda categoría del fútbol argentino, los 'Diablos Rojos' no ganaron todavía y apenas cosecharon tres empates en cinco encuentros, por lo que rondan las últimas posiciones, muy lejos de la misión primordial de regresar de inmediato a primera.

Transcurridas cinco jornadas, el campeonato de segunda división es liderado por el modesto Defensa y Justicia con 15 puntos, seguido por Sarmiento de Junín (11) y Banfield (10), mientras que Independiente figura decimoséptimo entre 22 equipos.

publicidad

Frente a su homónimo de Mendoza, Independiente volvió a jugar mal, y aunque tuvo el dominio de la pelota y la ambición de ganar, generó muy pocas jugadas de riesgo, por lo que el equipo se fue silbado y abucheado por sus propios simpatizantes en el estadio Libertadores de América, en Avellaneda.

En este partido frente al equipo mendocino, Independiente contó como flamante entrenador a Omar de Felippe, de larga trayectoria como director técnico y reconocido también por haber sido soldado en la guerra de Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña, en 1982, que llegó para ocupar el puesto dejado vacante por Miguel Brindisi.

La pésima realidad del 'Rojo' coincide, casualmente, con la de su archienemigo y vecino Racing Club, que está último en el Torneo Inicial de primera división, idénticamente sin triunfos y con Carlos Ischia como flamante entrenador en reemplazo del despedido Luis Zubeldía.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad