publicidad
El Papa Francisco envió su bendición para el club de sus amores, el San Lorenzo de Almagro, a cuyos integrantes recordó la importancia de "la sana competitividad".

El Papa Francisco envió emotiva carta al club de sus amores, San Lorenzo

El Papa Francisco envió emotiva carta al club de sus amores, San Lorenzo

El Papa Francisco envió su bendición para el club de sus amores, San Lorenzo, a cuyos integrantes recordó la importancia de "la sana competitividad"

El Papa Francisco envió su bendición para el club de sus amores, el San...
El Papa Francisco envió su bendición para el club de sus amores, el San Lorenzo de Almagro, a cuyos integrantes recordó la importancia de "la sana competitividad".

BUENOS AIRES - El Papa Francisco envió su bendición para el club de sus amores, San Lorenzo de Almagro, a cuyos integrantes recordó la importancia de "la sana competitividad, la fraternidad y el respeto mutuo".

En una misiva enviada el pasado 20 de marzo al presidente del club, Matías Lammens, cuyo contenido fue divulgado hoy por la institución deportiva, el sumo pontífice recordó su afición por el fútbol y hasta la campaña de 1946 en la que San Lorenzo ganó el Campeonato de Primera División.

"Al leer sus palabras han venido a mi memoria bellos recuerdos, comenzando desde mi infancia. Seguí a los 10 años la gloriosa campaña del 46. ¡Aquel gol de Pontoni!", recordó Francisco, en alusión al gran delantero René Pontoni.

publicidad

Jorge Bergoglio es socio de este club, nacido en 1908 en el barrio porteño de Almagro por iniciativa de un sacerdote, el salesiano Lorenzo Massa.

"Sepan ustedes que nos los olvido. Y además de la afición al fútbol les pido que cultiven la amistad con Jesús, verdadero Amigo, que siempre estará con ustedes en los momentos felices y también cuando haya dificultades. Ábranle ustedes su corazón y cuéntenle todo aquello que lleven dentro", recomendó el papa.

"Él cuidará de ustedes y de su familia y les dará fuerzas para asumir los retos que cada día tengan planteados y no sólo en el terreno deportivo. No hay mayor gloria que hacer todo bien, por amor a Dios y a los que nos rodean, fomentando siempre la sana competitividad, la fraternidad y el respeto mutuo", añadió.

Francisco, al que el club hizo llegar una camiseta del San Lorenzo, concluyó su misiva con una bendición apostólica para la "directiva, el cuerpo técnico, los jugadores y todo el pueblo azulgrana".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad