publicidad

Joven adicto a Counter Strike: Global Offensive fue aislado en el desierto para curarlo

Joven adicto a Counter Strike: Global Offensive fue aislado en el desierto para curarlo

“Juego a videojuegos y tengo que ir a rehabilitación por ello"

counter

Estamos acostumbrados a pensar en drogas y alcohol cuando nos hablan de adicciones, pues de alguna forma se nos ha enseñado que la adicción a las sustancias puede arruinar nuestras vidas. Sabemos también que existen toda clase de adicciones: al ejercicio, al trabajo, al sexo y desde luego a los videojuegos, pero probablemente pienses “no puede ser tan malo”, y tenemos que decirte que de hecho si lo es.

Aunque los amemos, la adicción a los videojuegos es un problema serio tal y como demuestra el caso de Josh, un joven de tan solo 14 años residente de Michigan, Estados Unidos. Josh era adicto a Counter Strike: Global Offensive, al grado de pasar más de 12 horas diarias jugando, cosa que evidentemente tenía preocupados a sus padres, quienes optaron por someterlo a un fuerte tratamiento de choque.

publicidad

“Juego videojuegos y tengo que ir a rehabilitación por ello"

Los padres de Josh intentaron lo que cualquier padre haría, reducir las horas de juego de su hijo, sin embargo no lograron una reducción importante pues el joven seguía jugando por lo menos 60 horas semanales. Cuando llegaron al punto de forzar a Josh a no jugar en absoluto, éste reaccionó como cualquier adicto y sufrió síndrome de abstinencia, cambiando su comportamiento y volviéndose agresivo..

Finalmente, Josh fue sometido a una terapia de choque especial de aislamiento que consistió en hospedarlo contra su voluntad en un centro de rehabilitación en el desierto de Salt Lake City durante dos meses. Dicho tratamiento haber dado resultados, según los médicos que llevaron su caso, durante su periodo de aislamiento, Josh fue privado de toda tecnología moderna a su alrededor, y tuvo que trabajar de la forma antigua para conseguir superar su día a día —un infierno para cualquier joven—.

Los especialistas del centro de rehabilitación realizaron una resonancia a Josh antes y después del tratamiento y detectaron que su actividad cerebral había mejorado, esto se vio reflejado en un aumento de su creatividad y capacidad para resolver problemas.

Sí, los videojuegos pueden ayudarnos a mejorar nuestros reflejos e interactuar de formas diferentes en el mundo que nos rodea, pero como todo, el abuso y la sobre exposición a estos puede derivar en serios problemas de adicción.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad