publicidad
Se rumora que el jugador se suicidó, pero aún no hay una versión oficial.

El jugador de hockey, Rick Rypien, muere a los 27 años por causas desconocidas

El jugador de hockey, Rick Rypien, muere a los 27 años por causas desconocidas

Rick Rypien se convirtió en el segundo jugador de hockey sobre hielo que muere en extrañas circunstancias durante la pausa veraniega de la liga profesional norteamericana NHL.

Se rumora que el jugador se suicidó, pero aún no hay una versión oficial.
Se rumora que el jugador se suicidó, pero aún no hay una versión oficial.

Winnipeg, Canadá- Rick Rypien se convirtió en el segundo jugador de hockey sobre hielo que muere en extrañas circunstancias durante la pausa veraniega de la liga profesional norteamericana NHL.

El cuerpo del center de los Winnipeg Jets fue hallado en su casa de la provincia canadiense de Alberta. Según informó la policía, no tenía signos de violencia. La causa de la muerte es aún desconocida.

La emisora News 1130 de Vancouver reportó el suceso como un suicidio, sin embargo horas después moderó el lenguaje y lo calificó como una muerte repentina sin sospechosos.

El fallecimiento del jugador de 27 años se une al de Derek Boogaard, goleador de los New York Rangers, que fue encontrado sin vida el 13 de mayo en su vivienda de Minneapolis. En el cuerpo del deportista de 28 años se constató una mezcla de alcohol y el analgésico oxycodon.

publicidad

Antes de su muerte, Rypien acababa de firmar un año de contrato con los Jets por 700 mil dólares. Previamente, jugó seis temporadas con los Vancouver Canucks, finalistas de la Stanley Cup de este año.

Sin embargo, Rypien no jugaba con el equipo de Vancouver desde el pasado noviembre y había pedido una licencia. "Por motivos personales", explicó el club.

Rick Rypien, al igual que Boogard, era conocido por su presencia física en la pista, su violencia destacaba. Acumuló 226 minutos de penalidades en sus 119 juegos como profesional. Era un golpeador por naturaleza.

El escándalo golpeó a Rypien la temporada anterior cuando se violentó ante un fanático que aplaudía su expulsión del campo en Minnesota. Fue suspendido por media docena de partidos y los Canucks tuvieron que pagar 25 mil dólares de multa.

En noviembre del 2010 abandonó la pista aduciendo asuntos personales y ya nunca volvería a ponerse la camiseta de lso Canucks que lo mandaron a su equipo de segunda división. Allí estuvo hasta el final de la temporada y el 4 de julio recibió la buena noticia de su regreso a la NHL, esta vez con la nueva franquicia de Winnipeg: Jets.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad