publicidad

Un estadio abandonado se convierte en un paraíso de BMX

Un estadio abandonado se convierte en un paraíso de BMX

El rider Tyler Fernengel transforma el gigantesco estadio abandonado de Silverdome en un lugar perfecto para montar BMX.

El joven rider de Detroit Tyler Fernengel fue el último atleta profesional en utilizar el famoso estadio Silverdome como un recinto deportivo. El antiguo estadio, cuya capacidad para más de 80,000 personas lo hizo el más grande de la NFL durante muchos años, cerró sus puertas en el 2006 debido a falta de uso. El estadio abandonado, que fue la sede del equipo de fútbol americano Detroit Lions, abrió sus puertas una última vez a Tyler Fernengel, quien lo convirtió en un paraíso de BMX.

Tyler Fernengel fue criado en Detroit, Michigan, viendo partidos de fútbol e inclusive compitiendo en supercoss en el enorme Silverdome. Desde los 16 años está despertando gran interés en la escena del BMX por su dominio de la bici, lo que le ha traído patrocinios de marcas como Haro Bikes, Vans y Red Bull. A sus 19 años, es uno de los profesionales más prometedores en la escena de BMX.

publicidad

Después de casi diez años de estar cerrado, Fernengel volvió a su ciudad de origen y abrió las oxidadas puertas del famoso estadio, pero esta vez para hacer algo completamente nuevo. Con la ayuda de Red Bull, Fernengel realizó una sesión de BMX por todo el estadio, realizando enormes saltos de una tribuna a otra, transfers entre los asientos, grinds en los tubos de las escaleras, wallrides en los pasillos y, por supuesto, saltos épicos en la grama en donde cientos de atletas compitieron durante decenas de años.

El resultado es una increíble sesión de BMX con un paisaje en ruinas nunca antes visto.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad