publicidad
Dez Bryant entró al campo a pesar de tener problemas en la espalda, pero los Cowboys no consiguieron usarlo durante toda la noche (AP-NFL).  

La falta de balones a Dez Bryant es un problema para los Cowboys

La falta de balones a Dez Bryant es un problema para los Cowboys

Los Dallas Cowboys encontraron la manera de ignorar a su mejor receptor durante uno de sus peores juegos de la temporada.

Dez Bryant entró al campo a pesar de tener problemas en la espalda, pero...
Dez Bryant entró al campo a pesar de tener problemas en la espalda, pero los Cowboys no consiguieron usarlo durante toda la noche (AP-NFL).  

Los Dallas Cowboys entregaron 625 yardas en total a los New Orleans Saints el domingo. Sorprendentemente, esa no fue la parte más penosa de la noche.

Dez Bryant, el mejor receptor de la NFL que no se llama Calvin Johnson, fue el blanco de Tony Romo un total de dos ocasiones durante la derrota 49-17 en el Superdome. Bryant no vio ni un balón viajando en su dirección durante la primera mitad y terminó con una sola recepción.

Esto no se debió a los problemas de espalda de Bryant, sobre los cuales el receptor dijo que se sentía “absolutamente bien” tras el juego. Este fue un error fundamental e inexcusable en el plan de juego de los Cowboys.

“Simplemente hago lo que se me pide”, dijo Bryant, de acuerdo con ESPN.com. “Eso es todo lo que hago. No puedo contestar eso”.

publicidad

Demos crédito a Bryant por no decir algo que desviara la atención del lugar donde debe de estar. El entrenador Jason Garrett y el coordinador ofensivo Bill Callahan merecen ser llamados a la oficina de Jerry Jones en esta. Esto amerita una explicación.

Romo explicó que Bryant tuvo cobertura doble “todo el juego, en verdad”. Este es un lugar para Bryant y todos los receptores de élite en la NFL, por supuesto. Nos llama la atención que la única recepción de Bryant derivo de una improvisación de Romo, quien le pidió a Bryant que se acomodara en la ranura antes de poner un balón de 44 yardas en las manos del receptor.

Esa fue la totalidad de la creatividad de Dallas en la noche.

El acto de desaparición de Bryant llegó el mismo día que los Detroit Lions, totalmente conscientes de lo que tienen en Calvin Johnson, lanzaron el balón al receptor estelar en 17 ocasiones. Esto tiene sentido. ‘Megatron’ hace jugadas. Las probabilidades de ganar para los Lions aumentan cada vez que ponen el balón en sus manos.

Lo mismo se puede decir de los Cowboys y Bryant. La última vez que Dallas se enfrentó a los Saints, Bryant fue el blanco en 12 ocasiones y terminó con nueve recepciones para 224 yardas y dos anotaciones. Estamos seguros de que el coordinador defensivo de los Saints Rob Ryan tuvo pesadillas de lo que Bryant podría haber hecho a su plan de juego. En lugar de eso, los Cowboys lo marginaron todo el juego.

publicidad

Con razón Rob Ryan estaba celebrando en New Orleans el domingo por la noche.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad