publicidad
Messi fue la gran estrella de la final de la Copa del Rey.

Calificamos al Barcelona en la final de la Copa del Rey ante Bilbo

Calificamos al Barcelona en la final de la Copa del Rey ante Bilbo

Así jugó el Barcelona en la final de la Copa del Rey

Messi fue la gran estrella de la final de la Copa del Rey.
Messi fue la gran estrella de la final de la Copa del Rey.

BARCELONA, España - Así jugó el Barcelona en la final de la Copa del Rey, disputada contra el Athletic Club en el Camp Nou.

Ter Stegen (6): El Athletic apenas le exigió. Seguro por alto, tomó un riesgo innecesario con los pies que podría haberle costado un disgusto a su equipo. Poco pudo hacer en el gol de cabeza de Williams.

Alves (8): Controló bien a Rico por banda derecha y, en ataque, se entendió con Messi a la perfección, hasta el punto, que el lateral brasileño fue el encargado de asistir al astro argentino en el 3-0. Otro partido jugado a todo tren.

Piqué (8): Esta acabando la temporada a gran nivel. Hoy, una nueva exhibición de lo que debe ser un central: velocidad, anticipación y concentración durante los noventa minutos. Entre él y Mascherano anularon a Aduriz, e incluso pudo marcar un gol en una jugada ensayada, pero su remate se lo sacó un inconmensurable Herrerín.

Mascherano (8): Menos exhuberante que Piqué, pero igualmente solvente. Corrigió cualquier desajuste de la zaga azulgrana con su velocidad y capacidad de sacrificio para estar en todas partes.

Jordi Alba (6): El Athletic no le inquietó por su banda. Sin embargo, un error suyo propició la única ocasión del conjunto bilbaíno en la primera mitad. Tampoco se prodigó en ataque como en el es habitual. De los que menos brilló.

Sergio Busquets (8): Otro partido descomunal de Busi. Intenso en la recuperación tras pérdida, se ofreció siempre en la salida del balón y estuvo en todas las batallas del centro del campo.

publicidad

Rakitic (7): Tremendo despliegue físico del croata. Incansable durante todo el partido. Además, participó en la jugada del 2-0, habilitando a Luis Suárez.

Iniesta (6): Que casi todo lo trascendente del partido sucediera alrededor de Messi no le favoreció, pero intentó el desborde en cada balón que agarró creando numerosas superioridades. Con unas molestias en el gemelo, pidió el cambio por precaución antes de la hora de partido.

Messi (10): La final se jugó cuándo y como él quiso. La primera que tocó, se la puso a Neymar para que solo tuviera que empujarla, pero el árbitro anuló el gol por fuera de juego. Luego, abriría la lata con un gol 'maradoniano'. Partiendo de la derecha, amargó la noche a Balenziaga. Regaló incontables balones a sus compañeros y redondeó su noche cerrando el partido con el 3-0.

Luis Suárez (7): Ganas, movilidad y lucha, pero poco fortuna de cara a gol. Tuvo una ocasión muy clara en la primera mitad, pero Herrerín le sacó su disparo con la bota derecha. Aun así, se mostró generoso regalando a Neymar el segundo. Renqueante, por unos problemas en los isquiotibiales que arrastra desde hace días, fue sustituido a un cuarto de hora para el final.

Neymar (9): Partidazo con mayúsculas del brasileño. Le toco lidiar con el novato Bustinza en la banda izquierda e hizo con él lo que quiso. Le anularon un gol por fuera de juego más que riguroso a los 10 minutos, hizo el segundo y llevó de cabeza a toda la zaga rojiblanca. Una frivolidad suya, con la final ya decidida, provocó el enfado de los jugadores del Athletic.

publicidad

Xavi (6): Sustituyó a Iniesta min.56 y su concurso resultó ideal para dar la pausa necesaria al partido. Además, tuvo la última ocasión del encuentro con un lanzamiento de falta que se estrelló en el palo.

Pedro (-) y Mathieu (-): Sustituyeron a Luis Suárez y a Jordi Alba, ambos en el minuto 77. No tuvieron tiempo de dejar su huella en la final. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad