publicidad
Jason Pinkston quedó convencido de que los Browns son afortunados de estar vivos tras su vuelo a Cleveland en la semana 11 (AP-NFL).

Browns “con suerte de estar vivos” tras difícil vuelo a casa

Browns “con suerte de estar vivos” tras difícil vuelo a casa

La tarde del domingo 17 de noviembre fue mala para Browns no solo en lo deportivo, pues tuvieron un “aterrorizante” viaje de vuelta a casa.

Jason Pinkston quedó convencido de que los Browns son afortunados de est...
Jason Pinkston quedó convencido de que los Browns son afortunados de estar vivos tras su vuelo a Cleveland en la semana 11 (AP-NFL).

Los Cleveland Browns tuvieron un domingo turbulento, y eso llegó mucho más allá que la considerable derrota que sufrieron en la semana 11 ante los Cincinnati Bengals.

El clima inclemente convirtió lo que debía de ser un vuelo de rutina a casa en una desagradable aventura que terminó con un aterrizaje inquietante en el Aeropuerto Internacional Hopkins de Cleveland.

Los Browns tocaron tierra poco después de que fuertes vientos llevaran a que todos los vuelos comerciales fueran detenidos en el área. El guardia Jason Pinkston describió una escena de pánico con los jugadores de Browns gritando en los momentos finales de la travesía.

“Fue aterrorizante”, dijo Pinkston a Cleveland.com. “Fue un hecho real. El clima estaba muy mal. Nos acercábamos para aterrizar y (el piloto) tuvo que acelerar para balancear y aterrizamos y solo caímos en dos ruedas. El ala (izquierda) estaba literalmente a un metro de pegar en el suelo”.

publicidad

“De hecho tenemos mucha suerte de estar vivos justo ahora para ser sincero. En verdad escapamos de una. Nos salvamos anoche”.

Otros jugadores de Browns secundaron la versión de Pinkston de que el ala izquierda quedó peligrosamente cerca del suelo durante el aterrizaje. En un giro gracioso, algunos jugadores y miembros del personal de Browns ni siquiera se enteraron de todos los sucesos. El portavoz del equipo Zak Gilbert recordó expresiones de incomodidad pero ningún grito, mientras que el entrenador Rob Chudzinski dijo que estaba demasiado concentrado revisando el video del juego como para alterarse.

“Todo el mundo estaba entrando en pánico”, dijo el ala cerrada Jordan Cameron. “No sentí que fuera tan malo. Hubo algo de turbulencia pero no fue demasiado serio. Al menos eso pensé yo. Algunos estaban llamando a sus madres tras el partido”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad