publicidad
Andy Dalton podría tener un futuro limitado con los Bengals, de no mostrar señales de crecimiento de inmediato (AP-NFL).

Andy Dalton, un lastre para la ofensiva de los Cincinnati Bengals

Andy Dalton, un lastre para la ofensiva de los Cincinnati Bengals

Los Bengals se vieron impedidos de dar el siguiente paso por Andy Dalton, que no ha crecido como se esperaba.

Andy Dalton podría tener un futuro limitado con los Bengals, de no mostr...
Andy Dalton podría tener un futuro limitado con los Bengals, de no mostrar señales de crecimiento de inmediato (AP-NFL).

Los Cincinnati Bengals tenían el mejor equipo en el campo contra los San Diego Chargers. Lo que no tenían fue al mejor quarterback.

Los Bengals llegaron al partido con marca invicta de 4-0 contra los equipos clasificados a playoffs y dejaron el encuentro con una tercera derrota consecutiva en la Ronda de Comodines, una en la que se derrumbó su ataque siendo incapaz de superar los 13 puntos.

Con dos intercepciones incomprensibles y un balón suelto desmoralizante en la derrota 27 a 19, Andy Dalton tiene ahora un touchdown contra siete entregas de balón en tres partidos terribles en enero.

Dalton llegó a la liga con la reputación de ser una versión mediocre de Matt Ryan; un lanzador decepcionante pero listo para la NFL equipado con características intangibles y con todos los fundamentos.

publicidad

Tres años más tarde no ha habido ningún crecimiento. La única diferencia es que es la toma de decisiones de Dalton en lugar de la fuerza de su brazo lo que está evitando que la ofensiva de los Bengals alcance su potencial.

Si bien Dalton ha roto varios records de la franquicia en una era de estadísticas por pase infladas, el joven ha sido insoportablemente inconsistente en términos de colocación del balón, presencia en el bolsillo y visión de campo.

Gracias a las ganancias en el cambio de Carson Palmer, una serie de astutas selecciones en el Draft y un saludable manejo del tope salarial, los Bengals han construido un roster profundo que está listo para ser contendiente.

El club sigue teniendo una de las rachas de derrotas en postemporada más largas de la NFL en gran parte porque el quarterback es el tipo de jugador que se deleita con competencia inferior al tiempo que es incapaz de elevar su nivel o el de sus compañeros en los momentos grandes.

El purgatorio de los quarterbacks es una proposición difícil para las organizaciones de la NFL.

Dudosos de su capacidad de encontrar una mejor opción, los Bills detuvieron el desarrollo de la franquicia por algunos años al comprometerse con el reconocidamente mediocre Ryan Fitzpatrick. Armados con un quarterback inflado por su defensiva y juego terrestre, los Jets hicieron algo smiliar con Mark Sánchez.

Al encontrarse con una encrucijada similar, el entrenador de los Bengals Marvin Lewis ha reafirmado su compromiso con Dalton.

publicidad

“No tengo ninguna duda sobre el papel de Andy”, dijo Lewis tras el equipo.

Se requiere de un plan creativo o confiado para sacar a un equipo del limbo de los quarterbacks.

Esos movimientos osados no son famosos en Lewis, como quedó en evidencia tras ver su manejo de juego a lo largo de las cinco derrotas consecutivas que ha tenido en postemporada.

La mediocridad es completamente impensable para las franquicias mejor manejadas de la NFL. Esta tiene más probabilidades de aferrarse a la espiral descendente de Dalton, comprometiéndose a un medio nivel a largo plazo que de buscar en todos los rincones un talento ascendente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad