publicidad
Jay Cutler tuvo una terrible actuación frente a los Detroit Lions en la Semana 4 y terminó con cuatro entregas de balón (AP-NFL).

Jay Cutler tuvo cuatro entregas de balón en la derrota de los Chicago Bears

Jay Cutler tuvo cuatro entregas de balón en la derrota de los Chicago Bears

Marc Trestman aclaró que los errores de Jay Cutler fueron cosas de técnica y no de mentalidad y que pueden mejorarse con entrenamientos.

Jay Cutler tuvo una terrible actuación frente a los Detroit Lions en la...
Jay Cutler tuvo una terrible actuación frente a los Detroit Lions en la Semana 4 y terminó con cuatro entregas de balón (AP-NFL).

Jay Cutler recayó el domingo.

No es una gran sorpresa. Cutler ha sido adicto a lanzar intercepciones destroza juegos desde hace tiempo, estaba marcado para una recaída.

Como todos nosotros cuando tratamos de sacudirnos un mal hábito, dejarlo de golpe no es algo sencillo.

Pero la debacle de entregas de balón de Cutler en la derrota 40-32 frente a los Detroit Lions es una aberración, no la regla, hasta este momento.

Después del juego, el entrenador Marc Trestman dijo que las tres intercepciones de Cutler no fueron mentales, si no problemas físicos.

“En realidad no se trató de una mala toma de decisiones, creo que fue más sobre los fundamentos a la hora de terminar dos lanzamientos… uno corto y otro largo”, dijo Trestman a través de CSN Chicago.

publicidad

Culpar a un problema físico en lugar de uno mental es la manera del entrenador de decir que los errores son corregibles, no debilitantes.

De cualquier manera, las dos intercepciones de Cutler en la primera mitad destrozaron las oportunidades de los Bears el domingo.

“Si hubiera jugado mejor, este hubiera sido un juego distinto”, Cutler aceptó al Chicago Tribune.

Cutler fue capturado en tres ocasiones el domingo, después de solo haber sido capturado tres veces en tres semanas. Algunos de sus problemas mecánicos fueron causados por haber sido movido en la bolsa, pero su línea estuvo lejos de ser la coladera que había sido en las pasadas temporadas.

No vimos al mismo Cutler veloz que tuvimos en las primeras tres semanas. Por momentos, se quedó con el balón en las manos demasiado tiempo, y en otras parecía solo estar cuidándose de la presión de los defensivos de los Lions.

Nos habíamos preguntado si una fuerte presión a Cutler acabaría con la armonía inicial de la ofensiva. Esa duda probó ser profética el domingo. De cualquier manera, como dijo Trestman, son errores corregibles.

Cuando los aficionados de los Bears son honestos, tomarían tres semanas del Jay bueno a cambio de una del Jay malo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad
Moda en gris
Compras en Black Friday 2017: una guía de 26 prendas básicas para tu clóset