publicidad
Sergio Pérez tendrá que llenar los enormes zapatos de Lewis Hamilton (AP-NFL).

Los ojos de Gran Bretaña, sobre Sergio Pérez de McLaren

Los ojos de Gran Bretaña, sobre Sergio Pérez de McLaren

Algunos medios británicos han cuestionado si Sergio Pérez estará a la altura de su antecesor, Lewis Hamilton.

Sergio Pérez tendrá que llenar los enormes zapatos de Lewis Hamilton (AP...
Sergio Pérez tendrá que llenar los enormes zapatos de Lewis Hamilton (AP-NFL).

En la víspera del debut de Sergio Pérez con McLaren, muchas de las miradas de los medios especializados en la Gran Bretaña están sobre los hombros del mexicano, quien enfrenta la difícil misión de reemplazar a Lewis Hamilton en la escudería de Woking.

Después de todo, Pérez recibió un contrato de tres años, una indicación de que el equipo piensa en él a largo plazo, con uno de los mejores equipos de la Fórmula Uno, un equipo que lo consideró digno de un lugar en la máxima categoría años antes de su llegada a Sauber. Pero al mismo tiempo, un equipo que cuenta con una escuela de corredores que no es la que produjo al piloto, un piloto que no fue considerado por su propia escuela " la de Ferrari " o por otro equipo de primer nivel como Mercedes.

publicidad

Ahora tocó el turno a Ben Hunt del diario de Sun, quien se preguntó si el corredor, quien ha establecido buenas relaciones con los medios británicos con su actitud relajada y buen inglés, podrá satisfacer altísimas expectativas.

Hunt no propone una respuesta pero resalta que los reflectores estarán colocados directamente sobre el tapatío. McLaren rompió un importante patrocinio posiblemente con el propósito de firmar con el grupo que apoya a Pérez, si bien el equipo ha declarado enfáticamente que el dinero no fue factor en la contratación. Por dichas razones, la apuesta por el mexicano no es solo una deportiva sino una que podría tener consecuencias en el futuro del constructor.

El artículo de análisis reconoce, sin embargo, que Pérez, de apenas 23 años, está consciente del desafío que enfrenta y la implicación de que, de no tener éxito, el equipo no dudará en cortarlo. Los ojos de la Gran Bretaña están sobre el mexicano. Es momento de demostrar sus habilidades en el emparrillado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad