publicidad

El escándalo de Mosley

El escándalo de Mosley

A Max Mosley le gusta el sadomasoquismo, pero no las connotaciones nazis, según testificó una de las participantes de sus orgías.

LONDRES - Al presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Max Mosley, le gusta que una mujer vestida de uniforme alemán lo domine, pero esas "fantasías penitenciarias" no tienen ninguna connotación nazi, según testificaron este martes las participantes en sus orgías.En el segundo día del juicio interpuesto por Mosley al tabloide News of the World por violación de la vida privada, la rubia "A", la castaña "D", la alemana "B" y la morena "C" dieron testimonio detallando la escena sadomasoquista cuyo vídeo fue difundido por el periódico.

En la sala gótica del Tribunal Supremo, todas las "amigas" de "Mike", como lo llamaban, negaron "la orgía Nazi" descrita por el diario.

publicidad

El presidente de la FIA, hijo del ex responsable del movimiento fascista británico en los años 30, no niega que le guste el sadomasoquismo, pero sí las connotaciones nazis.

El vídeo mostraba a Max Mosley siendo dominado por unas mujeres vestidas con trajes a rayas de preso o uniformadas como soldados alemanes.

Se trataba de una "fantasía penitenciaria", explicó "D" al juez. "No vi nada de nazi en ello", agregó. Negando cualquier clase de brutalidad, aseguró que esas sesiones pueden ser dolorosas, pero "no insoportables". "Prefería ir a una sesión sadomasoquista que al dentista", afirmó.

Además, habló de una "gran familia" para describir el acto, en el que eran "como niños jugando a indios y vaqueros". "Se fija un objetivo, doce bastonazos. Es como una competición. La sensación que se siente después es la mejor del mundo", agregó.

Max Mosley, de 68 años, explicó por su parte que el hecho de elegir el alemán "añadía excitación" pero negó una vez más toda connotación nazi.

La sesión no era en absoluto "nazi", confirmó con un fuerte acento alemán la castaña "B", que admitió haber hecho el papel de carcelero vestida con una chaqueta de Luftwaffe, la aviación alemana. "Es un insulto decir que ser alemán es ser nazi. Mis abuelos no eran de ese partido", declaró indignada.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad