publicidad
El capitán brasileño, Gilberto Godoy, levanta con orgullo el trofeo.

Brasil derrotó a Cuba y logró coronarse en el Mundial de Voleibol

Brasil derrotó a Cuba y logró coronarse en el Mundial de Voleibol

Brasil logra su tercer título en el Mundial de Voleibol al derrotar al conjunto cubano en la bella ciudad de Roma.

El capitán brasileño, Gilberto Godoy, levanta con orgullo el trofeo.
El capitán brasileño, Gilberto Godoy, levanta con orgullo el trofeo.

ROMA - Brasil consiguió su tercer título consecutivo en un Mundial de Voleibol tras ganar a Cuba por 0-3 en la final disputada en la bella capital italiana.

De esta manera, el equipo de Bernardo Rezende iguala a Italia en el palmarés del torneo con tres títulos seguidos, después de los que consiguiera en 2006 en Tokio y en 2002 en Buenos A pore ires.

No ha sido un torneo fácil para Brasil, que perdió en primera ronda precisamente frente a Cuba, y en la segunda fase ante Bulgaria, pero que, con un final de campeonato impecable, demostró una vez más ser la absoluta dominadora de la escena mundial.

En la final disputada en el "Palalottomatica" de Roma, la calidad técnica de Brasil acabó imponiéndose a la voluntad de Cuba en un partido que se decidió en una hora y catorce minutos con parciales de 22-25, 14-25, 22-25.

publicidad

No en vano, el brasileño Murilo Endres fue elegido como el mejor jugador de todo el campeonato; mientras que Leandro Vissotto, con 19 puntos, fue el máximo anotador del partido.

Los pupilos de Rezende lo hicieron casi todo bien y, aunque voluntariosa, Cuba no consiguió tomar en momento alguno las riendas del juego.

Con 27 errores no forzados, por 14 de Brasil, y con el joven Wilfredo León, de 17 años, como principal referente en ataque, con catorce puntos y un bloqueo, el equipo de Orlando Samuel sólo pareció crear algunos problemas en el inicio del tercer set.

No brilló en esta ocasión el capitán cubano Robertlandy Simón, que recibió el premio al mejor bloqueador del campeonato.

Con la medalla de plata, la joven selección de Cuba consiguió igualar el segundo puesto que ya consiguiera en Río de Janeiro en 1990 y selló un brillante campeonato en el que sólo perdió contra Serbia en la segunda ronda.

Una Serbia que se hizo finalmente con el bronce tras vencer a la anfitriona Italia en una hora y 39 minutos, por 3-1 (25-21, 25-20, 26-28, 25-19).

Mermada por sus propios errores, la 'azzurra' estuvo siempre por detrás en el marcador y no llegó a crear nunca grandes problemas al conjunto serbio, después de haber perdido ayer también su semifinal contra Brasil con contundencia.

Entre los mejores del torneo, el jugador ruso Maxim Mikhaylov recibió el premio al mejor atacante y el alemán Ferdinand Tille se proclamó como el mejor líbero del campeonato.

publicidad

El español Ibán Pérez fue el máximo anotador del Mundial, con un total de 173 puntos.

Posiciones finales:

1. Brasil

2. Cuba

3. Serbia

4. Italia

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad