publicidad
Julio César Chávez Jr. y Julio César Chávez durante la pelea contra Sergio 'Maravilla' Martínez.

Opinión: Los Chávez, la indisciplina contra la pasión

Opinión: Los Chávez, la indisciplina contra la pasión

Hace unos días, Julio César Chávez Jr. anunció que rompería la relación laboral con su padre, debido a que era muy difícil lidiar con él fuera del ring.

Julio César Chávez Jr. y Julio César Chávez durante la pelea contra Serg...
Julio César Chávez Jr. y Julio César Chávez durante la pelea contra Sergio 'Maravilla' Martínez.

Hace unos días, Julio César Chávez Jr. anunció que rompería la relación laboral con su padre, debido a que era muy difícil lidiar con él fuera del ring, la verdad es que nunca hubo tal, Julio César Chávez González se acercaba a su hijo para aconsejarlo, en los entrenamientos a veces para decirle como tirar un golpe, nada más, el ‘Gran Campeón’ mexicano nunca tuvo mayor influencia con su primogénito.

La pasión, muchas veces convertida en desesperación, que Chávez padre muestra cuando sus hijos pelean es de llamar la atención, muchas veces lo rebasa, a tal punto que en la televisora donde trabaja como analista, de plano decidieron quitarlo cuando alguno de sus muchachos está arriba del cuadrilátero.

publicidad

Al campeón se le iba de más la lengua y llegó a decir una que otra grosería al aire, gritaba tanto que no se le entendía. El problema desde mi punto de vista es que Julio César quiere que sus hijos peleen como él, cosa fácil, no creo que en México o en el mundo pronto nazca un boxeador con las características del campeón, sus vástagos llevan su sangre, no su talento.

El problema con el ‘Junior’ tomó fuerza en la preparación de la contienda contra Sergio ‘Maravilla’ Martínez, la pelea más importante en la carrera de Chávez Jr., si alguien sabía cómo enfrentarse a cualquiera era ‘JC’, le quiso transmitir a su hijo el cómo podría vencer al argentino. En las cámaras de televisión se veía como Chávez padre le decía a su muchacho la manera en que debería hacer frente al sudamericano, le señalaba la manera de caminar y tirar golpes, el ‘Junior’ poco caso hizo.

Si unimos la pasión desmedida del padre, con las constantes indisciplinas del hijo el resultado es sencillo: rompimiento total, uno exigente y el otro tranquilo, el choque era inminente.

Durante la pelea Julio César Chávez se quedó sin garganta, la voz se le acabó de tanto gritarle a su hijo, quien era exhibido en el ring, la desesperación del campeón estaba a punto de infarto. Después de la derrota, Chávez Jr. dijo que se separaba de su padre, pues lo consideraba más dañino que beneficioso.

publicidad

Casi un año después confirmó lo dicho hace casi un año, su padre no estará con él en su preparación contra Vera.

No hay que confundir la relación ‘laboral’ con la personal, los dos se llevan bien, Chávez Jr. pronto será padre, y uno de los más emocionados es el abuelo, espera con ansia el nacimiento de su nieta, se le ha visto conviviendo mucho con su nuera, con su hijo, a pesar de todos los problemas se ven como una familia sólida, afuera del ring la vida se disfruta aparte.

Los Chávez han pasado por peores cosas, por ejemplo, la adicción de Chávez padre, de ésta salieron vivos juntos, unidos, una pequeña batalla en la carrera del ‘Junior’ es nada, una raya más al tigre.

Julio César Chávez Jr. escogió para vivir una carrera muy difícil, y para poner la cosa más complicada, lleva el nombre del mejor boxeador mexicano de la historia y uno de los mejores que ha habido dentro de la fistiana. Lo que ha hecho el ‘Junior’ tiene su mérito, pero para su pesar, nunca dejará de ser el hijo de Julio César Chávez, el ‘Gran Campeón Mexicano’.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad