publicidad

Opinión: Gracias Orlando ‘Siri’ Salido, gracias Juan Manuel López

Opinión: Gracias Orlando ‘Siri’ Salido, gracias Juan Manuel López

En el Coliseo Roberto Clemente se dio una de las mejores peleas que se han visto en mucho tiempo: Orlando ‘Siri’ Salido y el Juan Manuel López.

El pasado sábado 10 de marzo, en el Coliseo Roberto Clemente de Puerto Rico, se dio una de las mejores peleas que se han visto en mucho tiempo, los protagonistas: el mexicano Orlando ‘Siri’ Salido y el puertorriqueño Juan Manuel López. El sonorense defendía por segunda ocasión el título pluma de la OMB que le arrebató al boricua en una de las sorpresas del año 2011.

Era una batalla esperada, más por López que por Salido, ‘Juanma’ estaba herido en el orgullo, le quitaron la diadema mundial, lo invicto y además, salió noqueado todo en su casa, en la ‘Isla del Encanto’. La herida calaba en lo más hondo del puertorriqueño.

publicidad

¿Crees qué la pelea Salido-López puede ser la mejor del año?

Otra vez México y otra vez Puerto Rico eran los participantes de esta eterna batalla deportiva, combates que se arreglan en un cuadrilátero de 6 x 6 mts. donde se juega el honor, la grandeza y el amor propio.

El Coliseo Roberto Clemente de San Juan, fue una verdadera sucursal del original situado en Roma, dos gladiadores se subieron al cuadrilátero, dejaron todo lo que tenían: sangre, sudor y lágrimas.

López quiso manejar su instinto, ese que lo llevó a estar invicto durante 30 peleas, intentó ser un boxeador pensante, sobrio,  sabía que si entraba al ‘tú por tú’ tenía grandes posibilidades de derrota, pero no puedes atar a un potro desbocado, tienes que dejarlo, no puede ir contra su naturaleza.

Salido entró como siempre, como un luchador, salió como fiera por su presa, no supo y no sabe lo que es el miedo, con tal de herir no le importa salir herido.

La batalla fue un constante intercambio de metralla, el clímax de la contienda llegó en el episodio número nueve. López y Salido se fueron con todo, daban y recibían, la fragor del combate los mantenía en pie, izquierda de un lado, derecha del otro, entraban a bayoneta calada, en cada golpe empeñaban el alma, sólo la campana pudo detener el fuego graneado.

Cuando terminó el round, ‘Juanma’ se fue a la esquina cansado, en la transmisión se escucha la voz débil del boricua dice: ‘Ya no puedo’, el principio del fin.

publicidad

El combate no duró mucho, con un gancho de derecha Salido puso mal a López y en palabras del mexicano: ‘después le conecté dos uppercitos y una izquierda’. ‘Juanma’ cayó a la lona, se levantó, estaba mal, no pudo apoyar bien los pies en el tapiz, bailaba el ‘borrachito’, el réferi Roberto Ramírez decidió terminar la contienda.

Salido lo hizo de nuevo, fue a Puerto Rico, a la casa de López y lo noqueó, ante su gente, ante su sangre.

La contienda fue espectacular, una seria candidata a pelea del año, y el noveno round también. La ‘Guerra’ México vs. Puerto Rico revivió al boxeo, le dio un nuevo aire, no sólo para estos países, también para los que les gusta el deporte, no se necesita ser mexicano o puertorriqueño para disfrutar de este tipo de contiendas. Me quedó con lo que un aficionado escribió: ‘Al ver el noveno round de Salido-López, me siento muy orgulloso de ser un fanático del box’.

Los últimos 10 segundo.

Lo que manchó y ensució la pelea fueron las declaraciones de Juan Manuel López al final de la función. El boricua le echó la culpa al réferi, Roberto Ramírez, de su derrota, le dijo apostador, entre dejo ver que el juez era corrupto. Horas después ‘Juanma’ se disculpó, en los días posteriores la OMB suspendió por un año al boricua. No creo que López se vaya tanto tiempo del boxeo, va a interponer una apelación y el castigo quedará en sólo unos meses. Por otro lado, que bueno que Salido noqueó, los jueces increíblemente tenían arriba en sus tarjetas a ‘Juanma’, si bien la pelea era pareja, el mexicano llevaba la delantera a pesar de visitar el tapiz en el quinto rollo, muy mal, hubiera sido una decisión que hubiera causado polémica, por fortuna, la justicia, ciega como es, se hizo presente en el Coliseo Roberto Clemente y se llevó al Olimpo  a dos gladiadores a los que la historia del boxeo les estará agradecido.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad