publicidad
Nicholas Walters noqueó a Nonito Donaire.

Nicholas Walters noqueó a Nonito Donaire

Nicholas Walters noqueó a Nonito Donaire

Nicholas Walters prometió lo que cumplió, noqueó a Nonito Donaire y le arrebato el título de súper campeón pluma de la Asociación Mundial de Boxeo.

Nicholas Walters noqueó a Nonito Donaire.
Nicholas Walters noqueó a Nonito Donaire.

CARSONA, California " Nicholas Walters cumplió lo que prometió, noqueó a Nonito Donaire y le arrebató el título de súper campeón pluma de la Asociación Mundial de Boxeo en Carson, California.

El jamaiquino hizo valer su promesa, terminó con el ‘Filipino Flash’, quien acabó con la cara destrozada; el parpado derecho cortado, el ojo del mismo lado semicerrado y el otro hinchado, fue un castigo metódico que al final terminó por la vía del cloroformo.

Ambos púgiles empezaron lentos, medían su fuerza, ninguno se empleaba a fondo, Donaire tuvo un sobresalto al visitar la lona, pero fue por un resbalón, el jamaiquino enseñaba buenas cosas, presionaba, tenía un jab bien educado.

publicidad

El filipino sacaba cada vez más el gancho de izquierda, era su mejor arma, sólida, Walters aguantaba bien la metralla y cuando tenía oportunidad entraba al intercambio de cuero, un golpe bajo del tagalo detuvo las acciones por unos segundos. El jamaiquino cerró fuerte el segundo episodio, conectó un tremendo derechazo, pero Nonito respondió con un cañonazo, el caribeño bailó, parecía que caía, pero la campana lo salvó.

Donaire aprovechó las secuelas del segundo round, Walters no se sentía confiado, probó el poder de su rival, era más cauteloso, pero no por eso dejaba de tirar fogonazos. Un upper de derecha se estampó en la barbilla del filipino, quien puso los guantes en la lona, fue una caída efectiva, el jamaiquino trató de terminarlo, pero el episodio acabó.

En el cuarto rollo los dos tomaron las cosas con calma, respiraron, descansaron de los tres primeros asaltos volcánicos, Walters llevaba la iniciativa de la ofensiva, Donaire tenía un corte en el parpado derecho.

En el quinto asalto las balas iban y venía, el jamaiquino se veía mejor plantado en el ring, el tagalo tenía el ojo derecho semicerrado.

Walters era una roca, una mole, absorbía todo el castigo y además soltaba su arsenal. Los últimos 10 segundos de cada episodio cerraba fuerte, en el sexto no fue la excepción, un furioso ataque terminó con un brutal volado de derecha para clavar a Donaire, quien no se pudo levantar. La promesa se cumplió, Nicholas Walters noqueó a Nonito Donaire.

publicidad

El jamaiquino mejoró su récord con 25 triunfos y 21 triturados no sabe lo que es la derrota.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad