publicidad

El difícil camino de Julio César Chávez jr. y los méritos de Matthysse

El difícil camino de Julio César Chávez jr. y los méritos de Matthysse

 A Julio César Chávez Jr. se le presenta un complicado dilema en su futuro boxístico tras su olvidable derrota ante Andrzej Fonfara.

 A Julio César Chávez Jr. se le presenta un complicado dilema en su futuro boxístico tras su olvidable derrota ante Andrzej Fonfara.

En favor del mexicano hay que reconocer la dificultad de pelear en pesado ligero "aunque se acordó un máximo de 172 libras- y hay que admitir que  Fonfara no era un rival fácil, sólo hay que recordar lo cara que vendió su derrota ante Adonis Stevenson.

Julio César Chávez Jr. tomó esta pelea contra los consejos de mucho "hay que reconocerle la valentía- pero tampoco tenía muchas otras opciones. Luego de un año alejado del ring  y tras sus dos peleas contra Brian Vera, no le quedaba bien reiniciar el camino con un rival de medio pelo.

Pelear en 172 libras no fue una elección, sino una necesidad. Montarse por debajo de 168 libras iba a requerir un esfuerzo monumental para la escasa disciplina de Julio César Chávez Jr.  Hay que recordar que para su primera pelea contra Brian Vera, también luego de un año de retiro, se acordó un peso de 173 libras, luego de que el mexicano marcara 171.5 a última hora.

Ahora para el futuro el panorama no luce mucho mejor. Volver a pelear en 168 libras va a ser complicado para Chávez Jr. y si lo logra tendrá frente a sí una categoría difícil. Boxeadores como Carl Froch, Andre Ward o Arthurd Abraham están por arriba del mexicano en muchos aspectos, pero sobre todo en poder, que es donde las diferencias de peso se hacen sentir.

publicidad

En 175 hay que olvidarlo, si pasó lo que pasó contra Fonfara, mejor no imaginar que pasaría con Kovalev o Stevenson.

Lo único que le queda a Julio César Chávez jr. es enseriarse y entrar al gimnasio pensando que su siguiente pelea puede ser su última oportunidad. De hecho lo es. Luego intentarlo en 168 libras, pero el camino es duro y muy empinado.

Lucas Matthysse y Ruslan Provodnikov dieron una gran pelea, como era de esperarse. El argentino se vio certero y muy enfocado, aunque aflojó en los rounds intermedios y eso casi le cuesta la pelea. El ruso tiene un corazón de acero, nunca se dio por vencido y levantó una pelea que parecía iba a perder sin miramientos.

Matthysse se ganó el derecho a a una pelea grande y por el título. El ha pedido pelear con el ganador de Mayweather-Pacquiao, pero parece difícil que eso vaya a pasar. Lo que si podría venir es una revancha contra Danny García o una pelea por el título contra Terence Crawford.

La pelea contra Danny García sería lo natural, por ranking y porque la primera dejó ganas de revancha. Lo que no parece tan seguro es que García quiera dársela. De no ser así Matthysse merece igualmente una oportunidad por el título, bien sea el de Crawford o el de Lamont Peterson.

Precisamente Crawford venció el mismo sábado a Thomas Dulorme. El puertorriqueño no hizo mala pelea, mostró velocidad y buena estrategia. Simplemente Crawford fue mejor. Esperó su oportunidad y sacó el latigazo para acabar la pelea.

publicidad

Al boxeo le vienen más semanas de buena actividad, así que estaremos en sintonía con lo que pase.

@AngelRValdes 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad