publicidad

Dewey Bozella de la prisión al ring

Dewey Bozella de la prisión al ring

El sueño de Dewey Bozella había sido efectuar un combate de boxeo profesional. Siguiendo quizás el camino más poco convencional hacia una primera contienda profesional en la historia del deporte, ese sueño se realizará este 15 de octubre

LOS ÁNGELES - El sueño de Dewey Bozella había sido efectuar un combate de boxeo profesional. Siguiendo quizás el camino más poco convencional hacia una primera contienda profesional en la historia del deporte, ese sueño se realizará este 15 de octubre. Después de pasar 26 años en la prisión siendo injustamente condenado de asesinato y derrocando esa condena hace dos años, Bozella está programado para combatir a cuatro asaltos en peso crucero contra Larry Hopkins, de Houston, Texas en el respaldo de la pelea de campeonato entre Bernard Hopkins, monarca semicompleto del Consejo Mundial de Boxeo (CMB y Ring magazine y el ex campeón mundial Chad Dawson. De modo que todos esos que se han encantado por su historia puedan obtener los destellos del resultado del debut profesional de Bozella contra Larry Hopkins serán mostrados durante la transmisión de HBO Pay-Per-View®.

publicidad

"Esta es la oportunidad que había estado esperando", dijo Bozella. "El boxeo era una cosa que me ayudó a pasar mi tiempo en la prisión, y el hecho que logro esta oportunidad para hacer mi sueño realizado es algo que no puedo esperar", afirmó.

Bozella tiene 52 años de edad, seis años más viejo que Hopkins, el campeón siempre joven del boxeo que a sus 46 se convirtió en el boxeador más viejo en capturar un título mundial en mayo pasado. Bozella ha estado entrenando en Filadelfia con Hopkins en preparación para su debut profesional, y Hopkins ha estado impresionado e inspirado por Bozella.

"Dewey Bozella es un ejemplo de primera del poder de la mente y corazón para hacer algo", dijo Hopkins. "Este es un hombre que perdió todo por un delito que no cometió, pero nunca dejó la esperanza. Él ha inspirado a cada uno de los que han escuchado su historia, incluyendo a mí. Prefiero enfrentar a 100 Chad Dawsons en lugar de estar dos o tres días en los zapatos de Dewey", aseveró.

Es importante notar algunas de las semejanzas entre Bozella y Hopkins. Ambos estuvieron un tiempo en la prisión, - aunque Bozella fuera inocente-, comenzando a una joven edad. Ambos decidieron cambiar sus vidas por lo mejor mientras estuvieron encarcelados. El boxeo ayudo a ambos hombres a encontrar su pasión y cambiar sus vidas. Aunque un jurado encontrara culpable dos veces a Bozella, la segunda vez después de un nuevo juicio, tomó sus frustraciones y amarguras al cuadrilátero de la prisión y canalizó su energía en el entrenamiento.

publicidad

Bozella tomó su pasión por el boxeo y lo hizo enfocarse dentro de la prisión. Terminó por ganar el cetro semipesado de Sing Sing. Más tarde se ganó un combate contra el campeón de los Guantes de Oro de Ciudad de Nueva York, Lou Del Valle, quien se convertiría en el primer peleador en derribar a Roy Jones Jr. en una pelea profesional. Bozella casi ganó la batalla, pero fue detenido luego que Del Valle consiguió cortar a Bozella por encima del ojo, proclamando ganador a Del Valle.

Mientras tanto, Bozella siguió haciendo de su vida lo que él quiso hacer a pesar de estar en la cárcel. Obtuvo su GED, licenciaturas y maestrías - todos en la prisión - y hasta le propuso y se casó con Trena Boone, a quien Bozella encontró mientras ella visitaba a su hermano en Sing Sing.

"No importa cuánto significó ó y me motivó el boxeo, la batalla más grande para mí fue la libertad", dijo Bozella. "Nunca me rendí. Sabía que saldría de la prisión. Sabía que iba a morir ahí dentro y salir en una caja, o iba a salir de ahí como un hombre libre", enfatizó.

Finalmente, después de rechazar repetidamente el admitirse culpable y pedir perdón por cometer el asesinato por el cual fue condenado a cambio de la libertad condicional, la condena de Bozella fue derrocada cuando el bufete de abogados Wilmer Cutler Pickering Hale y Dorr tomó su caso pro bono, y descubrió nuevas pruebas que establecían su inocencia y lo pusieron en libertad.

publicidad

Bozella está determinado ahora para usar su experiencia de ayudar a otros. Él ha organizado la Fundación Dewey Bozella (www.thedeweybozellafoundation.org), una caridad organizada para abrir un gimnasio de boxeo en Newburgh, Nueva York, donde pueda entrenar a la juventud como un manera de mantenerlos fuera de las calles.

"Mucha gente me ayudó a ponerme en este punto", dijo Bozella. "Quiero ser capaz de pagar un poco de todo eso, abriendo mi propio gimnasio y ayudar a otros. Mi foco principal está en los niños, pero mi gimnasio será para cualquiera que quiera venir", enfatizó.

Por el momento, Bozella tiene su ojo en Larry Hopkins y su sueño de un debut profesional. Su nuevo consejero y amigo Bernard Hopkins piensa que su duro trabajo difícil le dará resultado.

"Cada uno merece una segunda oportunidad para realizar su sueño", dijo Hopkins. "Privaron a Dewey de la mitad de su vida. Estoy feliz de poder proporcionar la plataforma para él para conseguir su sueño el 15 de octubre. Ahora quiero que él entre en ese cuadrilátero y muestre al mundo que no sólo merece esta oportunidad, sino que se la ganó", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad