publicidad
Bermane Stiverne y Deontay Wilder no se guardan nada en la conferencia de prensa (Foto: Twitter).

Bermane Stiverne y Deontay Wilder no se guardan nada en la conferencia de prensa

Bermane Stiverne y Deontay Wilder no se guardan nada en la conferencia de prensa

Bermane Stiverne y Deontay Wilder se dijeron de todo en la última conferencia de prensa antes de su combate del próximo 17 de enero.

Bermane Stiverne y Deontay Wilder no se guardan nada en la conferencia d...
Bermane Stiverne y Deontay Wilder no se guardan nada en la conferencia de prensa (Foto: Twitter).

LAS VEGAS " Bermane Stiverne y Deontay Wilder se dijeron de todo en la última conferencia de prensa antes de su combate del próximo 17 de enero en el MGM Grand de Las Vegas, donde el primero expondrá el título completo del Consejo Mundial de Boxeo.

El ambiente era tenso, el resentimiento de los púgiles hacia su rival se respiraba en el aire, ninguno se guardó nada y dejaron la atmosfera prendida para por lo menos pronosticar una guerra en el ring.

El retador empezó su participación con un rezo, pero después se le olvidó la religión y se tiró a la yugular del campeón.

“Espero que estés listo, todo mundo ha hablado por ti, pero el único problema es que ellos no podrán pelear por ti. No sabes contra qué tipo de hombre te subirás al cuadrilátero, no sabes en qué problema te metiste”, amenazó Wilder.

publicidad

“Has sido el campeón por corto tiempo, pero sientes como si fuera desde hace mucho tiempo, todo esto va a terminar el sábado. Sólo eres un turista con el cinturón, tu equipo tendrá que encontrar nuevo trabajo porque yo los dejaré sin tal”, señaló.

“Voy a poner a éste haitiano en vacaciones permanentes”, sentenció Wilder al final de su participación.

Visiblemente molesto, Stiverne tomó el micrófono y se defendió.

“He estado listo desde hace un mes, espere mucho a que alguien firmara el contrato. Y ya que hablamos de vacaciones ¿No tomaste vacaciones por abuso…? (ahí lo interrumpió Wilder). Me escuchaste (volteó a ver al retador)”, comentó el monarca.

“Claro que es una pelea real, algo como él nunca antes ha visto, no soy un taxista, esto es verdadero, el cinturón se quedará conmigo”, aseguró.

“No durarás más de cuatro rounds, ni siquiera me puedes ver de frente. Estás sentado ahí, con tu traje ridículo. Cometiste un error, y fue hacer que yo te tomara en serio. Es mejor que cierres la boca, después de la pelea nadie, nadie, nunca volverá a escuchar de Deontay Wilder”, finalizó Stiverne.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad