publicidad
'Confesor' Hernández va por la venganza ante el tailandés Porpramook.

Adrián 'Confesor' Hernández prometió veganza contra Kompayak Porpramook

Adrián 'Confesor' Hernández prometió veganza contra Kompayak Porpramook

El mexicano Adrián Hernández y el campeón tailandés Kompayak Porpramook, pronosticaron otra guerra en el combate de revancha, el próximo 6 de octubre.

'Confesor' Hernández va por la venganza ante el tailandés Porpramook.
'Confesor' Hernández va por la venganza ante el tailandés Porpramook.

MÉXICO - El mexicano Adrián Hernández y el campeón tailandés Kompayak Porpramook, pronosticaron otra guerra en el combate de revancha, el próximo 6 de octubre, en el Centro de Convenciones de Toluca, Estado de México.

“El Confesor” Hernández y Porpramook, ofrecieron este jueves conferencia en conocido restaurante de Polanco, al anunciarse de manera oficial la cartelera denominada “Grandeza Mexiquense”, que será transmitida por televisión abierta.

En el turno estelar se programó la pelea de título minimosca del Consejo Mundial de Boxeo, entre el retador Adrián Hernández (24-2-1, 15 nocauts) y Kompayak Porpramook (43-3, 31 Ko’s), quienes de inmediato se lanzaron miradas retadoras, de cara al choque de desquite.

publicidad

Hernández y Porpramook, se mostraron confiados en salir con el puño en alto en el combate de revancha, después de la pelea que sostuvieron en diciembre pasado, en la que se impuso el asiático en Bangkok, Tailandia, arrebatándole así el título al mexicano.

El “Confesor” Hernández, al estar ahora en la ciudad de Toluca, su lugar de origen, espera cobrar revancha y dejar las cosas bien en claro en el cuadrilátero.

Acompañado por su apoderado, el empresario Salvador Briman, Adrián Hernández, de 26 años de edad, aseguró que el título volverá a sus manos, sin dejar de mirar a su rival, buscándole ganar en el round psicológico.

“El hecho de estar en casa, ante mi afición, es una motivación extra, hemos hecho una gran preparación, mañana la cerraremos y eso me da la confianza de saber que el 6 de octubre volveré a ser campeón del mundo”, aseveró.

El mexiquense, quien se coronó el año pasado al destronar al yucateco Gilberto Keb, cinto del cual hizo dos defensas, hasta que se encontró en su camino al tailandés, quien por su parte no se intimidó por estar en el país de su adversario, al contrario, también mostró valentía durante la reunión con la prensa.

“El miércoles que llegué a México, lo dije, ya le gané una vez y vengo a ganarle por segunda ocasión. La pelea sabemos que será más dura que la anterior, esperamos una guerra; si él dice que se preparó bien, yo también hice el trabajo en el gimnasio, así que estoy seguro que el título se regresa conmigo a Tailandia”.

publicidad

Al término de la conferencia, ambos peleadores cumplieron con el compromiso del prepesaje a una semana del combate, tal como lo establece el reglamento del WBC, en peleas de título mundial.

Tanto el mexicano como el tailandés estuvieron dentro del límite permitido de la división a una semana del pleito, al marcar un peso idéntico de 51.500 kilogramos.

“En el peso nunca hemos tenido problemas, siempre lo hemos cuidado, aquí se demuestra que vamos bien rumbo a la pelea. Hemos hecho un buen trabajo con mi entrenador”, sostuvo el mexiquense al descender de la romana.

Por lo pronto, el púgil mexicano mañana tiene contemplado cerrar sus entrenamientos, para después trasladarse a la sede de la contienda y cumplir con la agenda promocional.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad