publicidad

Otra final soñada por la supremacía de la Liga Mexicana de Béisbol: Diablos-Tigres

Otra final soñada por la supremacía de la Liga Mexicana de Béisbol: Diablos-Tigres

La Liga Mexicana de Beisbol ha quedado reducida a un mínimo de cuatro y un máximo de siete juegos entre las dos novenas de más tradición y rivalidad entre ellas: Diablos Rojos y Tigres.

A fin de cuentas, la espera valió la pena y tras casi cinco meses de competencia, la definición del título de la Liga Mexicana de Beisbol ya ha quedado reducida a un mínimo de cuatro y un máximo de siete juegos entre las dos novenas de más tradición, afición y de más rivalidad entre ellas: Diablos Rojos y Tigres.

La pandilla escarlata tuvo que irse al séptimo juego para eliminar a los Sultanes de Monterrey, un día después de haber sido apaleados 17-6 en el sexto y también tras la derrota por 10-4 en el quinto. Así que los “fantasmas grises” que en dos juegos seguidos anotaron 27 carreras, fallaron a la hora cero y sólo timbraron una vez para despedirse de su esperanza de lograr un gran regreso.

No cabe duda que la diferencia fue el primer juego que los “regios” ganaban 5-0 hasta la novena entrada y que se dejaron empatar con cinco carreras coloradas en el cierre, lo que mandó el juego a extrainnings y que terminaron ganando los Diablos 6-5 en 11 episodios.

Los de la garra felina lucharon en duelo de novenas de muy buen pitcheo para eliminar a los Rojos del Águila de Veracruz. La confrontación de dos emblemáticas figuras e ídolos de nuestro beisbol en las últimas décadas como lo son Matías Carrillo y Daniel Fernández, fue ganado por el “Coyote de Macapul” en su calidad de mánager de los felinos, dejando en el camino al “Travieso” y sus muchachos del puerto jarocho.

publicidad

A partir del sábado, comenzará la antes llamada “Guerra Civil”, que vivirá su novena edición como serie para definir al campeón de la LMB, la primera desde 2003 y también la primera con los Tigres como equipo de Cancún. Ya se habían medido a los rojos en cinco ocasiones como Tigres Capitalinos (1966, 97, 99, 2000 y 2001) y en otras dos como Tigres de la Angelópolis (Puebla) (2002, 2003).

Ahora, llegan como Tigres de Quintana Roo, pero la pasión será la misma y los llenos tanto en el Parque Beto Ávila de Cancún como en el Foro Sol del D.F. están garantizados y sólo bastará recordar que en el juego inaugural de esta temporada, más de 28 mil aficionados se hicieron presentes en el inmueble del Autódromo Hermanos Rodriguez.

Debemos prepararnos para una confrontación de mucha presión, tensión y emociones al máximo.

 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad