publicidad

Opinión: Primer zarpazo felino y a la importancia de una buena defensiva

Opinión: Primer zarpazo felino y a la importancia de una buena defensiva

CANCÚN, México " Aunque el arranque se vio postergado, valió la pena la espera y la Serie Final de la Liga Mexicana de Beisbol se puso en marcha.

CANCÚN, México " Aunque el arranque se vio postergado, valió la pena la espera y la Serie Final de la Liga Mexicana de Beisbol se puso en marcha. La confrontación clásica entre Diablos Rojos del México y Tigres, ahora de Quintana Roo, tomó rumbo desde un primer inning lleno de titubeos defensivos por parte de los escarlatas y, de manera increíble, por parte de tres hombres de calidad y experiencia.

En ese ataque tempranero de los Tigres, el veterano pitcher y héroe de mil batallas de los Diablos, Roberto “Metralleta” Ramírez no logró manejar dos rodados al cuadro que se convirtieron en infield hits y el tercera base Luis Alfonso “Cochito” Cruz y el jardinero central dominicano Luis Terrero cometieron costosos errores. Cruz con tiro alto que se fue al jardín cuando intentó sacar a un corredor en la segunda en un toque de sacrificio y Terrero, con experiencia en Grandes Ligas, dejó caer un elevado que parecía out seguro.

publicidad

Entre ello, cuatro imparables y una base por bolas se anotaron cinco grandes carreras que dieron rumbo al partido. El pitcheo de los Tigres, que siempre está en los primeros en la liga en efectividad, logró dominar y dejar en dos carreras a la mejor artillería del circuito. Entre Francisco Córdova, Eder Llamas, el venezolano Juan Sandoval y el dominicano Sandy Nin dejaron en ocho imparables a los pingos.

Ahora corresponde a los dirigidos por el puertorriqueño Mako Olivares remar contracorriente para no irse con dos juegos de desventaja a la Ciudad de México. Todavía hay mucho camino por recorrer en esta serie de series entre los dos más odiados rivales del beisbol mexicano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad