publicidad
La caída de Boston y Atlanta, algo que quedará tatuado en la memoria de sus aficionados.

Opinión: La debacle del comodín

Opinión: La debacle del comodín

Ningún deporte exige una mayor constancia y regularidad que el béisbol de GL, ya que hay que ser regular durante 162 juegos, y una mala racha puede provocar perder un lugar en la postemporada.

La caída de Boston y Atlanta, algo que quedará tatuado en la memoria de...
La caída de Boston y Atlanta, algo que quedará tatuado en la memoria de sus aficionados.

Ningún deporte exige una mayor constancia y regularidad que el béisbol de Grandes Ligas, ya que hay que ser regular durante 162 juegos, y una mala racha puede provocar perder un lugar en la postemporada.

Esta temporada, pruebas contundentes de ello han sido los Medias Rojas de Boston y los Atlanta Braves. Si bien hay diferencias abismales en las nóminas de estos equipos, ambos entraron al mes de septiembre con una ventaja superior a los ocho juegos en búsqueda del boleto de comodín de sus respectivas ligas. Ambos están a punto de quedar fuera.

Boston está cerrando la temporada de la misma manera que la empezó. Durante el mes de abril, los ‘Patirrojos’ llegaron a tener una marca de 3-10 pero a partir de ahí consiguieron establecer un dominio sobre sus rivales, especialmente los Yankees, que los catapultaría al liderato de su división y a competir con los Phillies por la mejor marca de la liga.

publicidad

Pero todo esto se acabó. Desde el 3 de septiembre, Boston tiene una marca de 5-17, y la desconfianza en el equipo ha crecido, sobre todo, porque no han sido capaces de ganar dos juegos al hilo desde agosto y los Rays enfrentan a unos Yankees que ya han externado su deseo de que Medias Rojas quede fuera de la postemporada.

En Atlanta la historia no es muy distinta. Llegaron al último mes de la temporada con una cómoda ventaja de 8.5 juegos sobre los Cardenales en busca del comodín y tenían una de las mejores marcas de la liga, solo eclipsada entonces por los Phillies, Yankees y Medias Rojas.

Desde entonces, los Bravos tienen una marca de 9-16 y eso, aunado a la racha de 14-5 de San Luis en sus últimos 19 juegos, ha puesto en el aire el último boleto a playoffs de la Liga Nacional. Fredi González, mánager de Atlanta, está enfrentando un gran reto en su primer temporada al frente del equipo, volver a encaminar a un grupo de jugadores jóvenes al camino del triunfo y convertirlos en contendientes en caso de avanzar a la postemporada.

De haber mantenido, al menos, un porcentaje de .500 en septiembre, cualquiera de los dos equipos, o los dos, estaría ya en playoffs y no estaríamos teniendo esta conversación. Pero estas escuadras han sufrido una debacle para la historia y Cardenales y Rays están a punto de aprovecharla.

Twitter: @austinspada

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad