publicidad
El bajo rendimiento de Jorge Posada llevó al manejador de los Yankees a colocarle noveno en el orden de bateo, algo que no sentó nada bien al veterano pelotero boricua.

Jorge Posada pasó de titular indiscutible a noveno en el orden de bateo

Jorge Posada pasó de titular indiscutible a noveno en el orden de bateo

Nuevo enfrentamiento dentro de las Grandes Ligas entre el pelotero Jorge Posada, símbolo ganador de los Yankees, que ahora no pasa por su mejor momento en su nueva posición de bateador designado.

El bajo rendimiento de Jorge Posada llevó al manejador de los Yankees a...
El bajo rendimiento de Jorge Posada llevó al manejador de los Yankees a colocarle noveno en el orden de bateo, algo que no sentó nada bien al veterano pelotero boricua.

Un nuevo enfrentamiento está servido dentro del béisbol de las Grandes Ligas entre un pelotero estelar, como es el puertorriqueño Jorge Posada, símbolo ganador de los Yankees de Nueva York, que ahora no pasa por su mejor momento en su nueva posición de bateador designado.

Su bajo rendimiento en el juego ofensivo llevó al manejador de los Yankees, Joe Girardi, a colocarle noveno en el orden de bateo, algo que no sentó nada bien al veterano pelotero boricua.

Posada pidió salir de la alineación de los Yankees luego que Girardi lo colocó como noveno en el orden de bateo.

Girardi reconoció que Posada entró a su oficina 40 minutos antes del partido contra los Medias Rojas de Boston y le pidió que lo dejase fuera de la novena de los Yankees.

publicidad

"La conversación fue realmente corta", declaró Girardi después del partido ante los Medias Rojas. "Entró en mi oficina y me dijo que necesitaba un días, que no podría jugar como bateador designado. Eso fue básicamente toda la duración que tuvo la conversación".

Posada también después del partido, que los Yankees perdieron por blanqueada de 6-0 antes los Medias Rojas, también dijo que estaba teniendo problemas con la espalda y le pidió a Girardi el día de descanso para clarificar su cabeza.

"Le dije que no podría jugador ante los Medias Rojas y que quería el día libre para clarificar mi cabeza", declaró Posada. "Eso fue todo. Mi espalda me molesta y no me sentí bien durante el calentamiento previo al partido".

Sin embargo, Girardi señaló que Posada nunca mencionó la lesión de la espalda durante la conversación en su oficina.

Mientras, el gerente general de los Yankees, Brian Cashman, también habló con los periodistas y dijo simplemente que Posada no estaba lesionado y que no había querido jugar, comentarios que molestaron al veterano pelotero puertorriqueño.

"No entiendo porque tiene que hacer ese tipo de comentario durante el partido y no espera al final", comentó Posada. "Me da la impresión que es la manera como ahora trabaja, aunque pienso que podría haber esperado a que concluyese el juego".

publicidad

Cashman refutó a Posada de inmediato y a través de varios medios de comunicación neoyorquinos dijo que Posada y su agente Seth Levinson sabían lo iba a decir a los periodistas porque había hablado antes con ellos por teléfono para tratar de convencer al pelotero boricua que saliese a jugar.

Posada tenía en su primer temporada como bateador designado un promedio de .165, seis cuadrangulares y 15 carreras producidas.

Girardi lo había incluido en la alineación antes del partido contra los Medias Rojas, pero noveno en el orden de bateo, y al no salir, su puesto fue cubierto por el curazoleño Andruw Jones.

Aunque Cashman dijo que la decisión no tenía nada que ver con lesiones, tampoco quiso decir si lo sucedido se debió a una insubordinación del boricua.

Pero si Posada se niega a jugar de nuevo en el partido contra los Medias Rojas, los Yankees pueden considerarlo como una insubordinación y ya han contactado a la oficina del comisionado para valorar todas las opciones que tienen, incluida la de no pagarle el salario proporcional a dos días.

Posada que tiene un salario anual de $13,1 millones de dólares se quedaría sin $144 mil dólares y además colocado en la lista restringida de jugadores.

Pero Sam Levinson, otro de los agentes de Posada, adelantó que si Girardi lo pone en la alineación para el partido del domingo y se encuentra bien de la espalda jugará, sin importarle el orden de bateo.

publicidad

"Eso es un factor secundario, la única realidad de no jugar ha sido las molestias que sufre en la espalda", reiteró Levinson.

Los Yankees han tenido problemas para conseguir batazos importantes y Girardi dijo que era momento de realizar un cambio. También bajó al jardinero Nick Swisher al octavo sitio en el orden de bateo.

Los Yankees señalaron que la última vez que Posada bateó en el sótano de la alineación ofensiva fue exactamente hace 12 años, el 14 de mayo de 1999, contra los Medias Blancas de Chicago.

Posada, de 39 años, 16 como profesional en las Grandes Ligas y todas con los Yankees es considerado todo un símbolo en los triunfos del equipo con el mayor número de títulos de la Serie Mundial, junto al cerrador panameño Mariano Rivera y el campocorto Derek Jeter.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad