publicidad

A ganar o morir... La última oportunidad de Los Rangers

A ganar o morir... La última oportunidad de Los Rangers

La última oportunidad de Los Rangers

Por Sussy Ruiz

Llegó la hora de la verdad y con ella la última oportunidad para los Texas Rangers de ubicarse una vez más en la historia del beisbol de Grandes Ligas.

En esta ocasión el entrenador Ron Washington decidió que el lanzador Cliff Lee abrirá nuevamente en esta quinta serie.  “Tenemos que ir a Tampa y hacerlo, y Cliff es el hombre.” Aseguró Washington. “No podíamos tener a nadie mejor en la loma.”

Será un juego de vida o muerte tanto para los jugadores como para sus seguidores, quienes este fin de semana pasaron de una cara larga a la otra durante las derrotas consecutivas en casa por parte del bateo de Tampa Bay.

La falta de ofensiva de los Rangers les salió cara. “No bateamos,” dijo el atajador Bengie Molina al preguntarle en qué se falló. “Tremenda defensiva y ofensiva que demostraron tener [Las Mantarrayas]... son jugadores jóvenes que tienen mucha energía.” Por lo que enfatizó que para este próximo encuentro “hay que salir con más hambre y entusiasmo, y tratar de ganarle el juego y no esperar a que nos lo regalen.”

Sin embargo, entre los aficionados la crítica era otra. Algunos de ellos reprochaban la decisión de Washington de no sacar a Lee a la loma. Es conocido que Washington cree firmemente en el descanso de sus jugadores y el no sacar nuevamente a Lee fue intencional para no interrumpir su descanso.

En su lugar decidió poner al lanzador derecho Tommy Hunter quien ha tenido muy buen desempeño esta temporada, por lo que no se esperaban que un error le costara tres carreras. Pero esa no fue la única falla. Cegado por el sol y corriendo en reversa el jardinero Ian Kisler dejó caer la bola permitiendo otra carrera y creando “momentum” para su rival. Es cierto que este fin de semana el sol estaba a toda potencia en el estadio y pegaba de frente a los jugadores, pero Tampa Bay también jugó en las mismas posiciones, ¿o no?

publicidad

Y si esos errores no fueron suficientes, en la quinta entrada el relevador Derek Holland permitió un jonrón de dos carreras, satisfaciendo la sed de victoria de Las Mantarrayas de llevarse el triunfo en casa ajena. Los abucheados de más de 49 mil aficionados retumbaban el estadio.

Sin embargo, de la nada… literalmente de cero, Nelson Cruz apareció para anotarse un cuadrangular en la sexta entrada, seguido de una carrera de Ian Kisler. Las únicas dos carreras del juego, que para miles de aficionados reavivaron la esperanza del triunfo en un quinto juego. 

Este último encuentro se jugará en la casa de Tampa Bay en el Estadio Tropicana hoy a las 7 p.m. hora del centro.

Los Texas Rangers todavía están a un paso de buscar el clamado título de Campeones por la Liga Americana y de hacer historia para su franquicia, pero aun así después de ganar esta tormentosa lucha, tendrían que hacer mucho más para dar la talla y ganarle el campeonato al ya conocido reino pelotero de los Yankees.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad