publicidad
José Banda llega al centro de convenciones con su hijo 7 años, Justin. También estaban con ellos su esposa y otros dos hijos.

Un hermano logró refugiarse en Dallas, el otro quedó atrapado por Harvey en Galveston

Un hermano logró refugiarse en Dallas, el otro quedó atrapado por Harvey en Galveston

José Banda, quien llegó con su familia al centro de convenciones en el norte de Texas, estaba aliviado de encontrar refugio pero no podía dejar de pensar en su hermano.

Más de 100 damnificados se refugian en el Centro de Convenciones de Dallas Dallas: KUVN

DALLAS, Texas.- Con el huracán Harvey azotando su hogar en Dickson, Texas, José Banda optó por manejar hacia el norte con su esposa y cuatro hijos.

“Temía que iba a pasar un desastre y así fue lo que pasó”, aseveró.


Empacaron algunas mudas de ropa en un bolsa de tela camuflajeada y el sábado dejó la ciudad. En el camino se les explotó una llanta, pero una vez en el área de Dallas se sintieron a salvo lejos de la tormenta.

publicidad

“Es difícil pues tiene uno todo su patrimonio allá”, señaló Banda, quien se dedica a la jardinería. “Pero lo primordial que debe pensar uno siempre es en la familia, mientras la familia esté bien pues todo lo demás se repone”.

Es justamente la familia lo que más le preocupaba el martes cuando llegó al Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison. Las instalaciones en el 650 S. Griffin Street fueron habilitadas para recibir a 5,000 personas.

Banda relató que se quedó con su familia en un hotel pero cuando se enteró que se había abierto el mega refugio, fue uno de los cerca de 200 que llegaron en su primer día en funcionamiento. Se espera que muchos más arriben a medida que bajen las inundaciones en Houston y se reabran las vías.

José no podía dejar de pensar en su hermano Francisco, quien se quedó atrás en Dickinson. Partes de la ciudad quedaron destruidos por Harvey.

Dos hermanos separados por Harvey esperan reencontrase pronto


En Galveston

Cerca de la costa, Francisco vio cómo a medida que pasaban las horas el agua subía hasta que les dijeron que evacuaran. Entonces que se fue a casa de unos amigos en Galveston.

“Perdí hasta mi trabajo”, aseguró el martes. El agua “se metió hasta dentro de la tienda”.


Ahora, estaba atrapado en la casa con su esposa, tres hijas y otras 9 personas. La inundación afuera le llegaba hasta los tobillos.

Tenían agua y alimentos, aseveró vía telefónica. Planeaba llamar al 9-1-1 si sentía que la situación empeoraba.

Los dos hermanos Banda recordaron el paso del huracán Ike en el 2008.

“Esa vez nos fuimos a Dallas”, dijo Francisco.

Ahora mi hermano “me llamó cuando ya estaba en Dallas”, aseveró.

A pocos metros del centro de convenciones, José aguantaba las lágrimas pensando en Francisco y sus sobrinas.

Sabe que Dickson “con un día lloviendo constante se inunda”, pero aún así espera volver y reencontrarse con su familia.

“Sí, yo me quiero regresar, inclusive me quería regresar ayer”, dijo.

Fotos aéreas: La destrucción de Harvey a su paso por Texas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad