publicidad
José Landaverde

Clausuran centro religioso Fe, Vida y Esperanza en West Chicago

Clausuran centro religioso Fe, Vida y Esperanza en West Chicago

El religioso José Landaverde explicó que la iglesia fue clausurada porque "no tiene un permiso". Al momento de los hechos, el lugar daba refugio a un inmigrante indocumentado. Autoridades dicen que la medida no tiene nada que ver con proteger a los inmigrantes.

José Landaverde
José Landaverde

CHICAGO, Illinois. Las autoridades de la localidad de West Chicago, en Illinois, clausuraron la noche del martes el centro religioso Fe, Vida y Esperanza, informó el religioso José Landaverde a la agencia Efe.

"Violaron el santuario", lamentó Landaverde en declaraciones a la agencia, en las que indicó que su iglesia anglicana ha sido visitada desde el domingo en varias ocasiones por inspectores de esa ciudad, situada a unas sesenta millas al oeste de Chicago.

Landaverde explicó que la iglesia fue clausurada porque "no tiene un permiso" y que es "ilegal" que esté ocupada, en referencia al indocumentado Lorenzo Solórzano, que residía en el local desde inicios de octubre pasado.

Landaverde informó que Solórzano Morales está ahora en un lugar seguro de Chicago y que teme ser deportado al no tener refugio en un santuario como la iglesia anglicana de Landaverde, que ha protegido a diferentes familias indocumentadas del área metropolitana de Chicago.

Relacionado
Familia se refugia en iglesia anglicana en West Chicago
Una familia mexicana refugiada en una iglesia de Chicago pide ayuda para no ser deportada
Lorenzo Solórzano enfrenta una orden de deportación inminente, pero suplica que se le permita quedarse en el país, pues su esposa padece de cáncer cervical y su hija de siete años necesita de ambos.

Solórzano Morales, de origen mexicano y que reside desde hace 30 años en Estados Unidos, solicitó santuario pocos días después de que el religioso trasladase a West Chicago la iglesia Fe, Vida y Esperanza.

Landaverde sostuvo que le extraña lo sucedido, después de que el pasado domingo asistiese junto al alcalde de la ciudad, el republicano Rubén Pineda, a un evento en el centro cultural de este pequeña ciudad de 27,000 habitantes, de las cuales el 51% es de ascendencia hispana.

"Pineda estuvo ahí y al contrario me dijo que daba la bienvenida a los inmigrantes y que su Departamento de Policía no cooperaba con agentes de inmigración", relató Landaverde.

Sobre el permiso para establecer su iglesia, Landaverde dijo desconocía esta formalidad ni recibió hasta la fecha ningún aviso oficial por parte de la ciudad, tal y como aseguran que hicieron miembros del equipo de Pineda.

publicidad

John Said, director de desarrollo económico de West Chicago, dijo a Efe que la ciudad está en conversaciones con el reverendo hispano para resolver el conflicto.

"Todo es una cuestión de seguridad para las personas que puedan ocupar la iglesia ahí", dijo Said a Efe. "No tiene nada que ver con proteger a los inmigrantes".

Said agregó que la gente sí puede vivir en dicha iglesia, pero que se requiere que un "permiso" y pagar una "cuota".

Por su parte, Juan Soliz, abogado de Landaverde, dijo que la ciudad de West Chicago podría estar violando una ley federal que prohíbe a los gobiernos locales interferir con el trabajo religioso de las iglesias.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad