publicidad

Juez federal mantiene protección a los jaguares en el suroeste de Estados Unidos

Juez federal mantiene protección a los jaguares en el suroeste de Estados Unidos

El tribunal falló esta semana en contra de tres demandantes de la industria ganadera que buscaban eliminar la protección de un área de 59,114 acres en Nuevo México. Esta medida fue impuesta en 2014 para ayudar a recuperar la población de estos felinos, cada vez más escasos.

TUCSON, Arizona. – El hábitat protegido de los pocos jaguares que quedan en EEUU continuará siéndolo gracias a la intervención de un juez federal.

Esta semana, el Tribunal de Distrito de Nuevo México falló en contra de tres demandantes de la industria ganadera que buscaban eliminar la protección de un área de 59,114 acres por considerar que el hábitat designado en Nuevo México como protegido era una tierra de pastoreo privada y que la medida los perjudicaba económicamente.

Ellos alegaban que la preservación de la especie podría lograrse manteniendo la población en capacidad reproductiva unas 130 millas al sur de la frontera entre Estados Unidos y México. Entre los demandantes estaban la Asociación de Productores de Ganado de Nuevo México y el Consejo de Tierras Federales de Nuevo México.

Este miércoles el juez federal Kenneth Gonzales negó la solicitud de los rancheros. Expresó, además, que "mantener este hábitat es importante para la preservación de la especie".

Relacionado
Juez federal mantiene protección a los jaguares en el suroeste de Estado...
El Jefe: el último inmigrante


Los jaguares vivieron en el suroeste de Estados Unidos, pero desaparecieron hace unos 150 años a causa de la pérdida del hábitat y programas de control de depredadores dirigidos a proteger el ganado.

En la actualidad, si bien la mayoría de los jaguares viven en selvas tropicales de Centro y Suramérica, una pequeña población en el norte del continente se ha adaptado a ocupar bosques secos y ecosistemas de pastizales abiertos, lo cual incluye una población de jaguares residentes en Sonora, Nuevo México. Con el objetivo de evitar su extinción fue que en 2014 se designó una zona de unos 760,000 acres como área protegida: 705,093 acres en Arizona y 59,114 acres en Nuevo México.

Según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre, las pequeñas poblaciones de jaguares en el suroeste de Estados Unidos son "esenciales para la supervivencia de la especie precisamente porque están adaptadas para existir fuera del hábitat central de los jaguares".

publicidad

"Los ecosistemas en Estados Unidos se consideran adecuados solo como un hábitat secundario, que tiene poca o ninguna evidencia de reproducción, pero que pueden proporcionar un importante hábitat de dispersión para la especie", añaden los expertos, quienes reconocen que ha habido pocos avistamientos de jaguares en Arizona y Nuevo México en los últimos 20 años.

"Esta es una gran victoria para que los jaguares puedan seguir viviendo en áreas remotas y tierras fronterizas de Nuevo México sin enfrentar amenazas adicionales a su supervivencia. El gobierno debería haber protegido mucho más hábitat, incluso más al norte, en el vasto y salvaje Bosque Nacional Gila, pero sin el área desértica a lo largo de la frontera, los jaguares no tendrían ninguna posibilidad de siquiera llegar más al norte", explica Michael Robinson, del Centro para la Diversidad Biológica.


Relacionado
Juez federal mantiene protección a los jaguares en el suroeste de Estado...
Jaguar mexicano cruzó la frontera y fue captado en las montañas del sur de Arizona
Relacionado
Juez federal mantiene protección a los jaguares en el suroeste de Estado...
Demandan al gobierno de Trump para que estudie los daños ecológicos que traería el muro en la frontera
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad