En Colombia, la camiseta de la selección masculina de fútbol la modela James; la femenina, una reina de belleza

Una polémica se ha levantado en redes sociales una vez que una de las arqueras de fútbol más conocidas del país reclamara por qué Adidas había publicitado la camiseta oficial de la selección Colombia en su versión para mujeres con una modelo y no con una de las jugadoras del país.

A la izquierda el jugador de la selección Colombia James Rodríguez con la nueva camiseta. A la derecha, la reina y modelo Paulina Vega.

La camiseta que la selección de Colombia de futbol usará durante el próximo mundial de Rusia ha sido lanzada por Adidas, no sin un poco de polémica de por medio.

La prenda deportiva que con aires retro evoca el diseño que llevó esta selección en el mundial de Italia 90 fue fotografiada siendo usada por los futbolistas más emblemáticos del equipo. Así, Juan Guillermo Cuadrado, David Ospina y, por supuesto, James Rodríguez inundaron las redes sociales con la nueva apuesta de amarillo, azul y rojo.


Sin embargo, para promocionar la versión femenina, la marca deportiva consideró que en lugar de convocar a alguna de las jugadoras de la selección de fútbol femenino o de algún equipo como ‘Las Leonas’ (nombre cariñoso del equipo Santa fe) que hasta hace unos meses disputaba la Copa Libertadoras femenina, era más provechoso que la camiseta la publicitara una reina de belleza.

Así, mientras en su cuenta de Instagram la reina y modelo Paulina Vega publicaba una foto con una ajustada camiseta de la selección con la típica frase inspiradora “la nueva camiseta de la selección Colombia me empodera”, otras verdaderas deportistas y futbolistas consideraban que ese “poder” había sido asignado a la persona errada.


Vanessa Córdoba, la arquera del equipo femenino Santa Fe e hija de un emblemático arquero colombiano Óscar Córdoba, levantó su voz de protesta en Twitter:


Sus críticas generaron toda una conversación en el país. Acaso, como la jugadora misma dijo en algunos medios locales ¿a alguien le parecería razonable que el actor colombiano Lincoln Palomeque hubiera posado con la camiseta antes que el mismo James Rodríguez? ¿A alguien le cabría en la cabeza que, por ejemplo, en México la camiseta de la selección nacional la publicitara primero Rafael Amaya que el Chicharito?, ¿Por qué entonces le daban el emblema nacional primero a la presentadora de turno que a las futbolistas?

Para darle más fuego al debate, los internautas compartían fotos de la selección de fútbol de Irlanda en donde se promocionó la camiseta oficial con fotos tanto de los jugadores hombres como mujeres de las dos selecciones nacionales.


En realidad, las futbolistas no parecen tener nada en contra de Adidas ni de que la camiseta sea repartida entre mujeres más influyentes en redes sociales, lo que les pareció fuera de toda proporción es que ni siquiera un ejemplar se le hiciera llegar a ellas. La Selección Colombiana de Fútbol Femenina en su cuenta oficial pareció por unos minutos unirse al debate con un tuit que decía: “Su molestia es fundamentada. Adidas cometió un error involuntario que seguro sabrán enmendar”, aunque luego el tuit fue borrado.

En realidad, esta lucha por una camiseta se inserta en los férreos debates que han liderado desde hace unos años diferentes futbolistas mujeres por ganar mayor reconocimiento y un trato más igualitario dentro de la industria. El año pasado, justamente la arquera de la selección estadounidense de fútbol Hope Solo fue la encargada de mostrar la extraordinaria diferencia en los pagos entre los jugadores hombres y las mujeres, aunque en EEUU la liga femenina se viera más que la de los hombres.

Activistas de género se unieron a la protesta en Colombia: “Por que no está Catalina, por que no está Yoreli o Sandra. Paulina Vega es hermosísima, pero queremos ver a las jugadoras de la selección Colombia con su camiseta”, puso en redes la periodista Jineth Bedoya con el hashtag #NoesHoradecallar.

Vea también:

20 ilusiones ópticas que te harán dudar de lo que ves
Este no es un gif en movimiento. No, es una imagen estática aunque tus ojos te digan lo contrario.
El mismo conflicto que con el vestido, solo que mucho más light porque la diferencia de percepción no era tan evidente. Y sí, es azul también.
¿Dónde está el celular? Sí hay un celular. La historia completa, aquí.
¿Una montaña con un bello lago de fondo? No, aquí lo que hay es una baranda de piedra para ver al horizonte.
Estos amantes parecen tener las piernas al revés...todo, en realidad, es culpa del bañador del chico que hace que tu cerebro se confunda.
Es un vídeo que puedes ver aquí, pero el reflejo de los prismas en cilindros en el espejo fue todo un hit.
Hay algo en la pared. Es difícil de ver pero una vez que lo has hecho es difícil volver atrás.
Otro video, ilusión óptica en movimiento. Se llama Strumpfhosentanz y hace casi imposible comprender qué sucede con las piernas. Puedes verlo aquí.
¿Ben Stiller? Mira desde más lejos. ¿Beyoncé?
¿Por qué no puedes ver todos los puntos negros a la vez? Se llama la ilusión de Ninio y tiene que ver con la visión periférica.
¨The dress¨, ¨El vestido¨, fue LA ilusión óptica. Volvió loco a internet y a medio mundo. El vestido, por si aún queda alguien que no lo sepa, es azul. Aquí lo explican.
Si miras bizqueando estos puntos deberías ver una cara muy conocida.
Es una de las ilusiones más famosas. El cuadrado A y el B son del mismo tono de gris. Sí, lo son, lo puedes comprobar aquí.
Quizás puedas ver alguna figura en esta imagen abstracta. Es un animal. Mira.
Si miras fíjamente a la nariz de eta mujer durante diez segundos y después miras una luz verás a la mujer en color.
¿Chica joven o señora mayor?
Otro cláscico: ¿pato o conejo?
Crees que hay un fondo azul y un fondo verde...pero no, hay un solo color, azul.
Una bióloga compartió esta imagen en su Twitter preguntando si la gente era capaz de ver la serpiente venenosa que se camuflaje entre las hojas. ¿la puedes ver?
Esto lo descubrieron hace muchos años. Ludimar Hermann en 1817 descubrió que los ojos perciben una sombra gris en cada una de las intersecciones de las líneas blancas. Pero si te detienes un moment...