Con DACA y Afganistán, Bannon desata su prometida guerra contra la Casa Blanca

Steve Bannon está de nuevo al frente de Breibart y la publicación conservadora que ayudó a la promoción de la candidatura de Trump se ha vuelto muy crítica de la estrategia anunciada por el presidente para Afganistán y otras iniciativas que no coincidan con lo que se ofreció en campaña.

Steve Bannon, ¿detrás de las críticas en Breitbart News sobre las medidas de Donald Trump? © 2015 Univision Communications Inc.

Al sitio conservador de noticias Breibart el mensaje que ofreció Donald Trump para anunciar su estrategia para la guerra en Afganistán le pareció un “cambio de curso”, un “discurso sombrío” y una cesión del presidente a los militares que diseñaron la misma política que se puso en práctica en Afganistán su criticado predecesor Barack Obama.

Quien vio Breibart el lunes por la noche apenas terminó de hablar el presidente en Arlington, Virginia, pudo percibir las duras críticas desplegadas en el sitio, que suele ser muy favorable al mandatario.

El martes el sitio desplegaba una historia recogida por McClatchy.com en la que se afirma que varios asesores del presidente están tratando de lograr una reforma migratoria usando a DACA como herramienta de negociación con el Congreso.

"Los asesores de Trump planean un acuerdo migratorio que rompe las promesas de campaña", dice el título, que parece responder a la estrategia de presentar a Trump como un presidente "secuestrado" por su gabinete y a quien no le dejan implementar sus propias ideas.

Breibart ha vuelto a ser dirigida por el recién despedido estratega jefe presidencial Steve Bannon, quien había advertido que iría a una “guerra” en defensa de la agenda política de Trump.

Y a juzgar por lo que se ha visto en las últimas horas, parece que eso implica a veces ir contra el propio presidente al que Bannon ayudó a llegar al poder si juzga que se está apartando de las promesas que hizo a los electores para ganar la carrera por la Casa Blanca.


“El presidente Trump develó su plan para Afganistán despúes de siete meses de deliberaciones, anunciado ligeros ajustes a la actual estategia, en vez de una nueva aproximación”, se lee en uno de los artículos publicados la noche del lunes.

Curiosamente, Breibart esta vez coincide con muchos medios tradicionales (esos que suele descalificar como “izquierdistas” o "fake") al cuestionar que el presidente no aclarara cuántos soldados adicionales serán desplegados para reforzar la guerra, una decisión que Trump ha dejado en manos de los generales para evitar la injerencia de la Casa Blanca.

Tiempo de

revancha

Es precisamente la postura contraria a la que, como estratega jefe, defendía Bannon. El polémico asesor favorecía un retiro de tropas, algo que el presidente dijo en su discurso que era su “instinto original” que cambió porque “las decisiones son muy diferentes cuando te sientas tras el escritorio de la Oficina Oval”.

Esos cambios en el talante presidencial son vistos desde Breibart como un alejamiento, casi una “traición”, de la doctrina de “EEUU primero” que Trump vendió durante la campaña presidencial y que activó a muchos votantes que favorecían que Washington se repliegue de aventuras militares en el extranjero que consideran costosas e innecesarias.

La noche del lunes, el presidente reconoció la “frustración” de esos que están cansados de una “guerra que no se gana”, lo que es una concesión a ese grupo y una clara intención del presidente de mantenerse vinculado a esa base.


“El discurso sobre Afganistán del presidente hoy es tan extraño a su base electoral, pero no es difícil imaginarse qué influencia llevó a este giro neoconservador”, escribe en análisis Raheem Kassan , editor jefe de Breibart en Londres.

“Hoy el presidente trató de explicase, incluso excusarse, con la base que votó por su racha no intervencionista”.

Kassan señala como esa influencia al asesor de seguridad nacional R.R. McMaster, quien era uno de los funcionarios de la Casa Blanca con quienes se enfrentó Bannon por la imposición de una doctrina militar y diplomática que acabara con la tendencia de Washington a empeñarse en aventuras militares en el exterior con el argumento de la construcción de la democracia.

En esta nueva etapa es posible que, si Trump sigue derivando hacia posiciones menos radicales gracias a la asesoría de sus asistentes, Breibart y otros medios ultraconservadores se conviertan en un frente de críticas a un gobierno republicano que no consideran que represente ya el impulso que lo llevó a la Casa Blanca.

"La presidencia de Trump, por la que luchamos y ganamos, ha terminado (…) Será otra cosa. Y habrá todo tipo de peleas, y habrá buenos días y malos días, pero esa presidencia ha terminado", dijo Bannon en una entrevista el viernes pasado, el mismo día que dejó su cargo al lado del presidente.

En fotos: 16 años de presencia militar estadounidense en Afganistán
Una chica Hazara, etnia de lengua persa que vive en la región central de Afganistán, frente a la cueva donde vive con su familia en la antigua ciudad de Bamiyan, a unos 200 kilómetros al noroeste d... Getty Images
El cuarto regimiento de infantería de ejército de EEUU se despliega al sur de Afganistán en 2009, en la operación Libertad Duradera. WIKICOMMONS
Un grupo de niños busca en la basura artículos reciclables en Mazar-i-Sharif. 3 de diciembre de 2016. Getty Images
Soldados del batallón de tropas especiales del ejercito de EEUU vuelan de regreso al campo aéreo de Bagram, Afganistán el 4 de noviembre de 2008. WIKICOMMONS
Un peatón hace su camino junto a los árboles cubiertos de nieve en Kabul. Las avalanchas y el clima helado mataron a más de 20 personas en diferentes áreas de Afganistán a principios de año. 5 de f... Getty Images
Un grupo de mujeres desplazadas por los combates en Kunduz, entre fuerzas afganas e insurgentes talibanes, se reúnen en un campamento improvisado en las afueras de Kabul. 19 de octubre de 2016. Getty Images
Soldados del regimiento de infantería estadounidense disparan un mortero de 120 mm en Paktita, Afganistán en 2009. WIKICOMMONS
Un hombre alimenta palomas en el patio de la Mezquita Azul en Mazar-i-sharif, ciudad del norte de Afganistán. 24 de noviembre de 2016. Getty Images
Un puesto de venta de diarios en Kabul, capital de Afganistán, muestra las ediciones del 10 de noviembre de 2016, con reseñas de la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU. Getty Images
Un grupo de niños toma el té y se calientan alrededor de una estufa tradicional en su hogar en Herat, ciudad del oeste de Afganistán. 10 de diciembre de 2016. Getty Images
Soldados del ejército estadounidense patrullan un área cerca de la aldea de Kowtay, provincia de Khowst, Afganistán, el 22 de julio de 2009. WIKICOMMONS
Un grupo de niños juega durante la puesta de sol en Zaranj, capital de la provincia de Nimroz, al sureste de Afganistán. 30 de octubre de 2016. Getty Images
Un vendedor ambulante que vende sandías prepara sus productos en su puesto de carretera en Jalalabad, situada a 100 millas al este de Kabul. 30 de mayo de 2016. Getty Images
Dos mujeres vestidas de burka caminan en la zona antigua de Herat, ciudad ubicada el oeste de Asfganistán. 4 de diciembre de 2017. Getty Images
Vehículos blindados del ejercito estadounidense concluyen una misión en Kapisa, Afganistán el 8 de agosto de 2009. WIKICOMMONS
Un joven juega al Criquet en la cumbre de Nadir Khan en Kabul, capital de Afganistán. 27 de marzo de 2017. Ap
Un vendedor ambulante que vende pan, recibe compradores en Kabul. 6 de abril de 2017. Ap
Un grupo de niños vuela cometa durante un festival ambiental en la cumbre de Wazir Akbar Khan, Kabul. 26 de noviembre de 2016. Getty Images
Un recolector de basura camina frente a la fortaleza Bala Hissar en Kabul. 27 de enero de 2017. Getty Images
Una niña lleva en sus brazos a su hermano a través de un campo de refugiados en Herat. 23 de enero de 2017. Getty Images