Cuatro de cada diez niños vive en comunidades sin acceso a guarderías infantiles

El problema es mayor para las familias hispanas pues más de la mitad vive en comunidades donde no tienen acceso a guarderías infantiles, según un nuevo reporte del Center For American Progress.

Los niños que asisten a la educación preescolar experimentan un mejor desarrollo cognitivo y mejores perspectivas de ingresos en el futuro.
The Associated Press

Cuatro de cada 10 niños estadounidenses menores de cinco años de edad viven en ‘desiertos’ desprovistos de guarderías infantiles en ocho estados del país y son una muestra de la crisis nacional en el acceso a este tipo de servicio esencial para las familias trabajadoras, según un nuevo estudio del Center for American Progress (CAP).

El problema es peor para las familias hispanas, pues más de la mitad (54%) vive en alguno de esos ‘desiertos sin guarderías’ infantiles en los ocho estados analizados.

Para fines del estudio un ‘desierto sin guarderías’ es un lugar en donde no existen guarderías o hay por lo menos tres niños más por cada espacio disponible en guarderías de la localidad.

El estudio del CAP se concentró en casi siete mil códigos postales de ocho estados del país que fueron las jurisdicciones que accedieron a brindar información para el reporte: Colorado, Georgia, Illinois, Maryland, Minnesota, Carolina del Norte, Ohio y Virginia.

Del análisis se desprende que más de 27 millones de personas, incluyendo 1.8 millones de niños menores de cinco años de edad, viven en ‘desiertos sin guarderías’ infantiles en estos estados.

El peor es Minnesota, donde tres cuartas partes de la población viven en estos ‘desiertos’ y solo funcionan 1,253 guarderías con capacidad para 81,000 niños, cuando en el estado residen unos 350,000 menores de cinco años de edad.

El problema está exacerbado por el hecho de que es un estado con grandes áreas rurales, donde el 84% de la población no tiene acceso a guarderías. Pero según el análisis incluso en el área metropolitana de Minneapolis-St. Paul dos terceras partes de los niños también carecen de espacio en guarderías.

En Illinois, por otro lado, el 68% de las familias viven en comunidades sin acceso a guarderías, y Chicago es la ciudad más grande de las estudiadas con la mayor cantidad de estos ‘desiertos’. En esta metrópolis más de 150,0000 menores de cinco años de edad (80%) viven sin acceso a guarderías.

“Las familias hispanas tienen significativamente más probabilidades de vivir en un ‘desierto sin guarderías’ que las familias blancas, negras o no hispanas: más de 86% de los residentes hispanos de Illinois vive en un ‘desierto sin guarderías’”, indica el reporte.

El estado con mejor cobertura de guarderías infantiles según el estudio fue Georgia, donde solo el 15% de sus habitantes viven en lugares sin acceso a guarderías, y el 17% de ellos son hispanos.

Según el CAP el problema de los ‘desiertos sin guarderías’ es peor en las zonas rurales del país, pero las zonas suburbanas y urbanas no escapan del problema.

La falta de acceso a guarderías en EEUU es un tema con profundas implicaciones socioeconómicas puesto que por una parte está demostrado que los niños que asisten a la educación preescolar experimentan un mejor desarrollo cognitivo, mejores perspectivas de ingresos en el futuro y menos posibilidades de delinquir, y por otro lado sus familias necesitan dejarlos al cuidado de una institución de calidad para poder trabajar.

Según un estudio previo del CAP el costo anual promedio para cuidar a dos niños en una guardería es de casi 18,000 dólares anuales.

Esa cifra equivale al 59% del salario promedio de una mujer a nivel nacional (30,000 dólares) o al 54% del salario promedio de un hombre (33,000 dólares).

Otros estudios han demostrado que el costo de las guarderías sobrepasa al de las universidades en varios estados del país, al de la vivienda, y que para un trabajador con salario mínimo pagar por que le cuiden el bebé es simplemente imposible.

Ante tal realidad, muchas madres o padres deciden abandonar su empleo por un tiempo para cuidar a sus hijos, pensando que así se ahorran la mensualidad de la guardería.

Sin embargo, el costo de abandonar un empleo puede ser mucho mayor que la mensualidad por cuidar un niño.

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos, el costo ideal que debería pagar una familia por el cuidado de sus hijos no debe sobrepasar el 10% de sus ingresos mensuales.

Ante esta realidad el CAP pidió a los funcionarios gubernamentales más inversión para paliar la crisis de acceso a guarderías en el país.

“La presencia de estos ‘desiertos’ demuestra que más allá del tema del costo, Estados Unidos enfrenta una crisis cada vez mayor de disponibilidad de guarderías. Esta falta de oferta y cercanía no puede corregirse sin una inversión en infraestructura en comunidades” sin acceso a guarderías, indica el reporte.

“Así como quienes hacen política pública reconocen la necesidad ya atrasada de inversiones en nuestras carreteras, puentes y edificios públicos, deben asignar recursos públicos para mejorar la infraestructura necesaria para guarderías de alta calidad y educación temprana”, pidió el CAP.